Skip to content

Gata se reencuentra con su dueño 15 años después de desaparecer

“La tomé y empezó a ronronear”.

Esta increíble historia empezó en el 2005 cuando un hombre estadounidense apodado Charles, decidió adoptar a una gatita de tan sólo dos meses de nacida a quién llamó ‘Brandy’ y quien se convirtió en su compañera durante varios meses hasta que lamentablemente un día desapareció.






En una entrevista con el medio NBC News, Charles comentó que todo ocurrió en su casa en Los Ángeles, Estados Unidos y relató que a la pequeña le encantaba salir en las tardes al patio de su casa, sin embargo un día fue a buscarla cuando ya estaba oscureciendo y no la encontró. En la entrevista recordó que “Estaba muy triste. La quería de regreso porque cuando la adopté cree una obligación moral de cuidarla por toda su vida”. 

Al darse cuenta de la desaparición de Brandy, Charles empezó a buscarla de inmediato por todo el vecindario manejando por los alrededores y acudiendo a todos los refugios de animales, ya que tenía la esperanza que quizás alguien la pudo haber encontrado y llevado a un lugar seguro. 






A pesar de todos sus esfuerzos, desafortunadamente nunca la pudo encontrar, y aunque esperaba que “alguien la sacará de las calles y la cuidara” no podía evitar pensar que quizás había sido atropellada o que había sido atacada por un coyote o un animal similar, ya que Brandy aún era una gatita pequeña.

Con el pasar de los años, Charles nunca olvidó a la gatita y esperaba que estuviera en un lugar a salvo y tras mudarse a un departamento decidió adoptar a otros dos gatos para darles un hogar. Sin embargo, lo que nunca se imaginó es que después de 15 años de la desaparición de Brandy, iba a recibir una llamada porque la habían encontrado, ya que Charles le había colocado un microchip con su información de contacto.






Tras ir a su reencuentro, notó que efectivamente era su gatita y aunque estaba desnutrida y un poco débil, ella lo recibió emocionada. Charles relató en la entrevista con NBC News que “cuando la vi, la tomé y empezó a ronronear, fue muy emotivo. Fue muy bueno tenerla en mis brazos de nuevo, me emocioné y lloré porque pensé en todos los años de estar con ella que perdí”. 

¡Sin duda un maravilloso reencuentro!