Skip to content

Gatitas que fueron encontradas en la carretera, insisten en permanecer juntas

Aunque fueron abandonadas con menos de 24 horas de nacidas, las hermanas permanecieron juntas reconfortándose la una a la otra. 

En octubre del 2020 dos gatitas recien nacidas del tipo calicó (gato doméstico con pelaje de varios colores) fueron encontradas en una carretera en North Carolina, Estados Unidos y sin rastros de la mamá, por lo que decidieron contactar a un centro de rescate animal llamado Sparkle Cat Rescue que inmediatamente gestionó el traslado de las gatitas a una casa de acogida. 

En una entrevista con Love Meow, Sarah Kelly una de las voluntarias mencionó que era necesario actuar muy rápido para poder salvar a las hermanas “… ya que nunca habían estado con su madre y eran muy pequeñas y frágiles”. 

Sarah empezó a asistir a las gatitas. alimentándolas con unas botellas diminutas y colocándolas en una incubadora para que puedan regular su temperatura corporal adecuadamente. 





 

Los voluntarios llamaron a las gatitas: “Soleil y Luna, que significa sol y luna debido a sus marcas de cara opuestas (claras y oscuras)”.

Afortunadamente, las dos hermanas empezaron a recuperarse poco a poco y a fortalecerse gracias a los cuidados de Sarah y también por el compañerismo y amor entre las gatitas quienes se apoyaban mutuamente.

Y aunque las dos tenían varias dolencias, Luna tenía un problema más, ya que no podía abrir su ojo por una infección. Afortunadamente, su hermana Soleil siempre se mantuvo a su lado para ayudarla en el proceso de recuperación.





 

Ante esto, Sarah mencionó “Su lazo es muy especial. Después de que Luna batallara con una grave infección ocular a tan sólo una semana de nacida, nosotros sabíamos lo especial que era por lo protectora y reconfortante que era Soleil con su hermana”.

Los nombres de las gatitas eran perfectos para la personalidad de cada una, ya que Soleil es muy protectora, juguetona y curiosa, mientras que su hermana es como la luna un poco más tímida y precavida.





 

Sin embargo, las dos confían plenamente en la otra compartiendo todo el tiempo juntas, jugando, comiendo y durmiendo sabiendo que siempre podrán contar con la otra hasta el final. Incluso, cuando se distraen y por unos segundos no saben dónde está su hermana, siempre se buscan y se mantienen inseparables. 

Ahora las gatitas viven juntas rodeadas de amor y creciendo sanas y fuertes.