Skip to content

Gato en silla de ruedas y perro de tres patas se convierten en los mejores amigos

Se apoyan el uno al otro.

Rose Mary y Roy Millan son los papás humanos de ‘Scooter’ un gato siamés que necesita una silla de ruedas para poder movilizarse y de ‘Falco’ un perrito que no tiene una de sus patas delanteras, y juntos han formado una hermosa familia en la que todos se apoyan entre sí.

Desde que Rose Mary y Roy adoptaron a sus dos mascotas les han ayudado con todas sus necesidades especiales, ya que Scooter se lesionó su columna vertebral por accidente generando que no tenga movilidad en sus patas traseras y por lo tanto tiene que usar una silla de ruedas, mientras que Falco, también tiene una discapacidad ya que desde que lo encontraron ya no tenía una de sus extremidades. 





 

A pesar de estas limitaciones, Rose Mary y Roy siempre se han asegurado que sus mascotas estén lo más felices y seguros posibles, e incluso han desarrollado un gran sentido aventurero, les encanta hacer senderismo y todos los días hacen muchas travesuras juntos. 

Adicionalmente, Rose Mary está fascinada por la hermosa relación de amistad que se ha creado entre sus mascotas y suele capturar estos momentos en fotografías y después las comparte en redes sociales, donde muchas personas también adoran ver la amistad de Scooter y Falco. 

En una entrevista con el medio Metro UK, Rose Mary comentó que sus mascotas “Se llevan bien y les gusta salir juntos. Les encanta experimentar el aire libre y son muy aventureros”. Además, la mujer relató que les encanta luchar entre ellos e incluso podrían hacerlo durante todo el día. 





 

Por otra parte, Rose Mary comentó que ella y su pareja decidieron adoptar a Falco después de que un amigo en común lo encontró deambulando herido por las calles y estaba en muy mal estado ya que su extremidad había sido amputada pero no tenía buen aspecto y podría infectarse. 

“El veterinario dijo que la sutura de su herida era muy pobre. Por el aspecto de la herida, definitivamente no era profesional, pero nunca sabremos con certeza que sucedió”, agregó. Afortunadamente, gracias a la intervención del veterinario lograron ayudar a Falco y luego de pocos días tenía su herida bajo control.





 

Posteriormente, Rose Mary y Roy pensaron en encontrarle un hogar definitivo pero se dieron cuenta que las personas no estaban interesados en adoptar a un perro de tres patas. “Los animales jóvenes y sanos siempre son adoptados, pero no los mayores y menos los discapacitados”, mencionó.

Ante esta situación, la pareja decidió darle la bienvenida oficial a su hogar a Falco y desde entonces el perrito formó un lazo de amistad muy especial con todos en la familia, en especial con Scooter, quien se convirtió en su mejor amigo.