Skip to content

Guepardo ve a fotógrafo tomando una siesta bajo un árbol y decide unirse

Este hombre nunca imaginó que pasaría después de despertar de la siesta. 

Trabajar como fotógrafo de vida silvestre puede llegar a ser arriesgado, pero a la vez gratificante. Estar en el lugar indicado en el momento indicado, requiere de mucha paciencia y voluntad, todo con el objetivo de capturar las mejores imágenes de animales salvajes.

Dolph Volker es voluntario en Cheetah Experience en Sudáfrica, donde se conserva la población de estos hermosos felinos. Los guepardos pueden ser criaturas extremadamente tímidas que no toman muy bien la intrusión de los humanos en su territorio. Dolph ha estado trabajano durante meses para ganar la confianza de estos animales y todo su arduo trabajo ha valido la pena.





Durante uno de sus viajes, se encontraba cansado después de un largo día bajo sol así que decidió tomar una siesta debajo de un árbol. Nunca esperó lo que sucedería cuando estaba recostado en la hierba.

Fue entonces cuando una guepardo llamada Eden vio a Dolph y se acercó a él. Luego de olfatearlo, decidió acurrucarse con el fotógrafo. Claramente, Dolph se sorprendió cuando despertó y Eden estaba junto a él. Este hombre no tenía idea que después de eso formarían un lazo de amistad increíble.





Eden percibe a Dolph como un amigo, no diferente a los demás de su especie. La guepardo lo abraza, lo mordisquea, ronronea y se acurruca con él. El asombroso vínculo que formaron no podría ser más adorable.

Ahora, Dolph es llamado “el encantado de guepardos” entre sus amigos y visitantes del lugar, ya que pasa la mayor parte de su tiempo en compañía de estos grandes felinos.