Skip to content

Hombre compra un avión para salvar a cientos de animales de ser sacrificados

Salva animales que están apunto de ser sacrificados y los lleva a centros de rescate para que permanezcan a salvo y puedan ser adoptados.

El protagonista de esta historia es Paul Steklenski, un veterano del ejército estadounidense, que decidió aprender a volar aviones e incluso compró su propia aeronave para poder rescatar a cientos de animales que estaban a punto de ser sacrificados en diversos refugios de Estados Unidos.

Esta maravillosa labor comenzó cuando Paul adoptó a una perrita sin hogar a quien llamó Tessa pero cuando acudió al centro de rescate para adoptarla, se dio cuenta de la gran cantidad de animales que son sacrificados en los refugios ya que si no son adoptados después de un tiempo, los centros de rescate no tienen los recursos suficientes para mantenerlos permanentemente. 





 

Ante esta situación, Paul comenzó a involucrarse con causas para fomentar la adopción de animales en centros de rescate y como coincidentemente en el 2013 se había inscrito en un programa para aprender a volar como un hobby, decidió aprovechar esta oportunidad para poder trasladar a una mayor cantidad de animales en riesgo de ser sacrificados y poder ayudar a conseguirles un hogar con una familia responsable.

“Cuando empecé a volar había momentos en los que quería dejarlo porque no pensaba que podía hacerlo, pero seguí volviendo. Una vez que me certifiqué, pensé: ‘¿Qué voy a hacer ahora?’… A muchos pilotos les gusta volar a restaurantes o lugares agradables y eso es genial, pero yo tuve que tener una razón diferente para ir en el aire”, comentó Paul.





 

Luego de obtener su licencia, Paul creó una organización en el 2015 llamada Flying Fur Animal Rescue y desde entonces ha salvado a cientos de animales maltratados, descuidados y en riesgo de ser sacrificados. 

“Ver a los perros en el refugio fue desgarrador. Fue horrible pensar que había tantos animales siendo eutanasiados porque estaban atrapados en un área determinada. Cuánto más al sur se vaya, más hay un problema de superpoblación de mascotas. Es angustioso. Me di cuenta de que podría ayudar a marcar la diferencia al bajar allí, recogerlos y llevarlos a otros refugios”, agregó.






Además, Paul comentó que con su avión ha podido salvar a una mayor cantidad de animales gracias a las facilidades que le brinda este tipo de transporte. “El avión es una herramienta que me permite hacer mucho en un día, que no podía hacer en un autobús. Es un trabajo extremadamente emotivo, pero es muy gratificante”, comentó.

Adicionalmente, Paul resaltó que en su avioneta lleva en promedio 23 animales entre perros y gatos, y son los mejores pasajeros. “Una vez que arrancó el motor, se duermen o se quedan despiertos y miran por las ventanas. Siempre es muy tranquilo. Nunca he tenido problema. Tengo la sensación de que saben que les va a pasar algo mejor”, agregó.





 

Finalmente, el estadounidense comentó que cuando recorre los refugios para salvar a animales que estén cerca de ser sacrificados, los lleva a los centros de rescate de Nueva Jersey y Pennsylvania, donde podrán estar seguros y tienen más probabilidades de ser adoptados. 

Sin duda, una magnífica labor por la que muchos animales se han podido salvar.