Skip to content

Hombre rescató a un cachorro que se refugiaba en un zapato en un terreno baldío

Su apariencia cambió por completo en tan solo seis meses, gracias al amor y los cuidados de su rescatista.

Goran Marinkovic lleva muchos años ayudando a animales sin hogar, dándoles alimentos y agua, y también llevándolos a veterinarios cuando tienen alguna enfermedad. Sin embargo, el escenario de animales que viven en las calles se repite día a día y en muchas ocasiones, Goran presencia casos que son simplemente crueles.





 

Aunque Goran recorre con frecuencia diversas partes de Kraljevo en Serbia para ayudar a los animales sin hogar, en marzo del 2020 se encontró con un cachorro que estaba abandonado en medio de la basura en un terreno baldío y el pobre perro estaba en tan pésimas condiciones que lo único que tenía como refugio era un zapato tirado.

De inmediato, Goran empezó a asistirlo y le dio agua y comida para que pueda recuperar un poco sus energías y también le dio de comer a los otros perros callejeros que se encontraban en el terreno baldío, que así como el cachorro tenían mucha hambre. Al observar que en el grupo no había ninguna hembra ni ningún perro mayor que cuidará del cachorro, decidió llevarlo a su casa para que sea revisado por un veterinario, ya que temía que no iba a poder sobrevivir por su cuenta en esas condiciones.






Posteriormente, Goran adoptó al cachorro y lo nombró: Smesten y tras el diagnóstico del veterinario, el rescatista le brindó todos los cuidados necesarios para que esté sano y supere la desnutrición. Afortunadamente, el perrito logró recuperarse con los cuidados y el amor de Goran y ahora pasa sus días divirtiéndose con sus hermanos peludos, aunque aún sigue siendo el más pequeño.

En una entrevista con el medio Bored Panda, Goran comentó que tras adoptar a Smesten ha sido muy lindo verlo crecer sano y fuerte. Además, el serbio contó que en otras ocasiones también ha ayudado a rescatar animales y a encontrarles hogares responsables, y en la actualidad se encarga de alimentar a aproximadamente 100 gatos y perros que viven en zonas abandonadas y en terrenos baldíos de la ciudad. 





 

Goran realiza esta actividad de manera voluntaria y en la entrevista mencionó acerca de su labor: “Salvo animales que están en peligro de morirse, que viven en la calle. Cuido a los animales porque los amo, amo a los animales por igual a todos: gatos, perros, todos”. 

“Es muy bueno ver cuándo las personas aman a todos los animales y quieren ayudarlos en momentos de necesidad, yo alimento a los animales en la calle que no reciben comida de los humanos y no tienen dueños. Desafortunadamente su número aumenta constantemente. Es triste escuchar que la gente está abandonando de forma tan descuidada a sus animales y tirándoles a las calles”, agregó el serbio.

Sin embargo, Goran espera que la historia de rescate de Smesten pueda ayudar a que las personas reflexionen sobre las dificultades que viven los animales sin hogar y de esta manera, promover la adopción de animales con familias responsables.