Skip to content

Indigente pide monedas para alimentar a su mascota en lugar de a él

Indigente pide monedas para alimentar a su mascota en lugar de a él-NATION

A pesar de tener poco o casi nada, este hombre hace todo para que su fiel compañero viva una vida plena.

El señor Juan está todos los días a la salida de un transcurrido metro en Santiago de Chile, pidiendo dinero para poder comer él y su esponjoso compañero.

Santiago es la capital de Chile y es un lugar bastante concurrido. Aproximadamente, hay cerca de 6 millones de personas en esta ciudad. Sin embargo, a pesar de ser uno de los países más estables del continente, también existen personas que enfrentan duras condiciones de vida.

Indigente pide monedas para alimentar a su mascota en lugar de a él-NATION





La historia de Juan se tornó difícil cuando aproximadamente 3 años atrás fue atropellado y aunque su vida no estaba realmente resuelta, vivía bien. El accidente lo hizo perder la movilidad en su pierna izquierda, algo que sin dudas dificultó su condición de vida.

Después de dos años, tras una lenta y casi nula recuperación se comenzó a complicar la posibilidad de encontrar un empleo estable. Ahora duerme en la calle y se ve en la necesidad de pedir caridad para sobrevivir, todo esto ante las extremas temperaturas que se pueden presentar en la capital chilena. Desde el frío que puede llegar a los 0 º C hasta un calor que puede acercarse a los 40 º C.

Indigente pide monedas para alimentar a su mascota en lugar de a él-NATION





Juan se sitúa en las afueras de la estación del metro de Santa Lucía, en donde regularmente pide dinero para alimentarse, pero sobre todo para darle de comer a su pequeña mascota. Un conejito al que le brinda de todo para que viva como un rey.

Juan ha sido visto bajar escaleras a pesar de su pierna dañada, con tal de ir a cambiar monedas a las taquillas del metro junto a su mascota e indicar que necesita billetes para comprarle alimento a su pequeño amigo.

Aun sin tener casi nada, este hombre no ha dejado de preocuparse por su fiel compañero y aunque el no se vea pulcro, su mascota lo está y tiene todo.

Juan es un ejemplo de como el amor por una mascota puede ser tan grande.



¡Calificanos!

Comments

comments