Skip to content

Niña de 9 años ha rescatado a 30 perritos de la calle: “me daba pena porque no tenían donde dormir”

Empezó con esta labor desde que tenía 6 años.

La protagonista de esta historia es Juliana Aguilar, una niña de 9 años originaria de La Paz, Bolivia, que junto a sus padres rescatan a animales de la calle y los llevan a su casa para cuidarlos y rehabilitarlos, para finalmente encontrarles un hogar definitivo con una familia responsable.





 

La pequeña comenzó con esta labor desde que tenía 6 años, ya que sus papás siempre le enseñaron acerca del amor y respeto que merecen todos los animales. De esta manera, los padres de Juliana apoyaron su iniciativa de rescatar a los perritos de la calle y han convertido su hogar en una especie de refugio.

En una entrevista con el medio boliviano Red Uno, la niña explicó porqué inició con esta labor: “yo veía muchos perros en las carreteras cuando viajaba, en El Alto y me estaba dando pena porque sabía que no tenían donde dormir ni tenían cobijo”. Tras ver la sensibilidad de Juliana hacia los perros sin hogar, sus papás empezaron a rescatar a los animales de la calle para darles una segunda oportunidad en la vida.





 

“Nosotros damos amor, vemos a un perrito y nos lo llevamos, porque ningún perrito merece estar en la calle”, comentó Ángela, la mamá de Juliana quien además relató que se encarga de los cuidados de los perros rescatados que viven en su casa. Por su parte, Yuri, el papá de Juliana, es el encargado de darles de comer: “hago de cocinero y alimentamos a los animalitos hasta que alguna otra familia los quiera”, expresó el boliviano.

De esta manera, Juliana y sus papás están aportando con su granito de arena para darles una mejor vida a aquellos animales que han sido abandonados en las calles, que nunca han tenido un hogar o que lamentablemente perdieron a sus familias.





 

Adicionalmente, Ángela mencionó en la entrevista que algunos de los animales que rescatan se quedan con ellos para siempre ya que los siente parte de su familia. Ese fue el caso de Hachi, un perrito que rescataron luego de que su papá humano falleció: “yo había perdido a mi mamá y él había perdido a su dueño y creo que nos hemos complementado, porque él no tenía a su papá y yo no tenía a mi mamá… y ahora somos familia y lo queremos mucho”.

De esta manera, la familia Aguilar se ha convertido en un gran ejemplo de ayuda para los animales sin hogar, inspirando a más personas a tener sensibilidad y conciencia para rescatar animales, darles abrigo, comida y sobre todo amor, para que los animales recuperen la confianza en los humanos.