Skip to content

Osa que pasó casi toda su vida en un circo y en un zoológico, finalmente está segura en un santuario

Después de haber sido maltratada durante 20 años, encontró un lugar donde la protegen y puede explorar el bosque de manera segura. 

Cholita, apodada el “oso de Paddington de la vida real”, pasó la mayor parte de sus primeros 20 años de vida en una pequeña jaula de 1.5 x 1.5 metros, ya que fue mantenida de manera ilegal por un circo y después fue parte de un zoológico en Perú hasta que finalmente pudo encontrar la libertad.





 

Cholita, una osa de la especie Oso de anteojos u Oso andino, fue robada de la naturaleza cuando tan sólo era una bebé y estaba con su familia, y lamentablemente durante todos los años que estuvo a cargo del circo, pasó por situaciones muy abusivas ya que le cortaron sus dientes y sus dedos para que quede indefensa. 

Además, Cholita sufría de caída de pelo severa y estaba prácticamente calva cuando fue rescatada por el gobierno peruano luego de diez años de estar en las manos de la gente del circo. Sin embargo, sus siguientes diez años no fueron amenos ya que la dejaron en un zoológico hasta encontrarle un hogar definitivo.





 

Finalmente, en el 2015 un grupo de rescatistas de la organización Animal Defenders International hizo todos los trámites para llevarla a un hogar seguro y la llevaron del zoológico hacia su ADI Spirit of Rescue Freedom Center, un centro de rescate de animales donde fue atendida de inmediato por un grupo de veterinarios.

Como resultado de los años de abuso y maltrato, Cholita tenía problemas respiratorios, movilidad limitada y se estresaba con facilidad. Pero afortunadamente, gracias a los cuidados de los veterinarios lograron ayudarla con su dolor de articulaciones y tras brindarle una dieta natural por primera vez en su vida, su salud empezó a mejorar de manera significativa.





 

Posteriormente, el equipo de Animal Defenders International recorrió diversas partes de Perú hasta que lograron encontrar su hogar definitivo en la Reserva Ecológica Taricaya, un santuario de animales ubicado en las inmediaciones de la Reserva Tambopata, que es parte del bosque nuboso amazónico donde habitan los osos de anteojos de manera natural.

De esta manera, Cholita pudo experimentar nuevamente su ecosistema natural incluyendo todos los sonidos que escuchó cuando era bebé antes de que fuera robada y ahora puede compartir con otros osos de anteojos mientras explora el bosque nuboso de Taricaya de manera segura y disfrutando de todos los cuidados del personal del santuario que se encargan que puedan tener una vida feliz después de tantos años en encierro.