Skip to content

Pareja adoptó a perrito callejero que recorría 3 km cada día para buscar comida en un vertedero

Cuando se enteraron de su historia, lo adoptaron de inmediato. 

Los protagonistas de esta historia son Grazie Salti y Renan Bonini, una pareja brasileña que estaba realizando un viaje romántico por su país y terminaron enamorándose de un perrito sin hogar y en cuanto conocieron su historia, no dudaron en adoptarlo y lo llevaron a su casa para darle un hogar definitivo. 

La pareja viajó desde el municipio Mogi das Cruzes en el estado de São Paulo hasta Santo Anastácio y mientras conocían la localidad, vieron a un perrito sin hogar que se encontraba afuera de una tienda y como les llamó la atención consultaron si es que tenían una familia y fue entonces cuando les dijeron que en realidad vivía en una gasolinera. 





 

Sin embargo, hubo un detalle que les llamó la atención puesto que el perrito recorría 3 kilómetros cada día para poder conseguir algo de alimentos en el vertedero de la ciudad de Santo Anastácio. 

Según relató Grazie en su cuenta de Tik Tok, esto les rompió el corazón y fue entonces cuando decidieron que su viaje se convertiría en una oportunidad de cambiarle la vida al perrito y lo adoptaron para darle un hogar definitivo y llenarlo de amor. 

Además, Grazie relató que en ese momento tuvieron un desafío puesto que tenían que sacar los papeles pertinentes para poder llevar al perro en el autobús e ir de regreso a su hogar en Mogi das Cruzes, así que le dieron un buen baño al perrito y posteriormente lo llevaron al veterinario para que le realice un chequeo y también le compraron remedios para las pulgas y las garrapatas.





 

Finalmente, la pareja consiguió una correa y una caja de transporte de mascotas y lograron embarcar a su nueva mascota a quien llamaron Frederico Augusto. Además, Grazie relató que el perrito durmió durante las 11 horas del trayecto de autobús puesto que estaba muy cansado por la vida que llevaba pero afortunadamente ahora se podía relajar al saber que tendría personas que lo cuidarían.





 

Una vez que llegaron a su casa en Mogi das Cruzes, el perrito conoció a Melissa, su hermana mayor, y se llevaron muy bien de inmediato. De esta manera, Frederico Augusto comenzó una nueva vida junto a su familia en su nuevo hogar y se está adaptando a la perfección. 

“Ahora él sabe que nunca más pasará miedo, frío y hambre. Frederico ya es muy querido y vamos a hacer todo por él, así como lo hacemos por Melissa”, concluyó la mujer.