Skip to content

Paró su auto, subió a un perro callejero y lo llevó al veterinario

Paró su auto, subió a un perro callejero y lo llevó al veterinario-NATION

El perrito ladraba por ayuda y aunque no era su deber esta mujer lo trató con dignidad y amor. 

Los animales son seres maravillosos y ayudarlos debería de ser nuestra misión de vida. No podemos permitir que su dolor nos sea indiferente. Así que si ves a algún animal en aprietos, tienes que dejar lo que estés haciendo y tratar de ayudarlos. 

Sabemos que es difícil ayudar animales sin hogar y muchas veces son una carga para la que no estamos preparados, pero son seres indefensos que no tienen voz y siempre necesitarán de nosotros para muchas cosas. 

Paró su auto, subió a un perro callejero y lo llevó al veterinario-NATION





Afortunadamente para este perrito necesitado, una señora lo salvó de la muerte. El can se encontraba a mitad de la calle luchando por su vida cuando la mujer detuvo su vehículo, se estacionó, bajó del auto y tomó al perro para llevarlo al veterinario sin importar el qué dirán. 

El perrito descansaba sobre un pedazo de cartón mientras ladraba por auxilio. Estaba desnutrido, deshidratado, lleno de heridas y cicatrices. Lo más probable es que padeciera de una infección grave que si no era atendida podría llevarlo a su muerte. 

Paró su auto, subió a un perro callejero y lo llevó al veterinario-NATION





La mujer le hizo cariños para ganar su confianza. Le acarició el lomo, la cara. Lo miro directamente a los ojos y le prometió que todo iba a estar bien. Lo tomo entre sus brazos, lo cargó y lo llevó hasta su carro, para luego transportarlo a la veterinaria más cercana. 

Paró su auto, subió a un perro callejero y lo llevó al veterinario-NATION





Aún no hay certeza de cómo el animal llegó a ese estado, o si pudo recuperarse o no. Lo que sí sabemos es que esta mujer es un ángel e hizo todo lo necesario para salvar la vida de este ser indefenso y necesitado. 

Paró su auto, subió a un perro callejero y lo llevó al veterinario-NATION





Una heroína sin capa, pero con mucho corazón. El noble hecho quedó registrado en las cámaras de seguridad de las calles y fue subido a Facebook.