Skip to content

Perrita abandonada por su familia encuentra un nuevo hogar en la estación de bomberos

Una adorable pitbull que tuvo difíciles inicios al ser abandonada por su familia, fue rescatada y ahora es parte de una estación de bomberos en Nueva York.

Lamentablemente, muchos animales sufren del abandono de sus familias y a veces esto puede desencadenar en destinos fatales, pero también en ciertas ocasiones los animales abandonados logran ser rescatados por personas, organizaciones benéficas o refugios que ayudan a los animales a ser adoptados de manera responsable y a encontrar un nuevo hogar.






Un claro ejemplo de esto, fue el caso de una perrita pitbull llamada Ashely que fue abandonada por su familia en enero del 2017 en medio de una tormenta de nieve durante el frío invierno de la ciudad de Nueva York, pero cuando Erika Mahnken y su pareja Michael Favor de la fundación No More Pain Rescue, recibieron una llamada para avisarles que la perrita había sido abandonada a su suerte en una casa sin calefacción ni electricidad, de inmediato acudieron para rescatarla.

En una entrevista con el medio The Dodo, Erika relató que cuando Michael y ella fueron a buscar a la perrita, contactaron a unos amigos del cuerpo de bomberos para preguntarles si podían llevarla ahí ya que necesitaban un lugar cálido de manera urgente, puesto que al llegar al domicilio se dieron cuenta que la perrita estaba en condiciones muy precarias: “Tan pronto como recibimos la llamada telefónica, corrimos a buscarla, no había electricidad en la casa, hacía mucho frío. No había comida ni agua para ella. La casa era un desastre, las ventanas estaban rotas y había heces por todas partes”.





 

A pesar de que la perrita estaba muy delgada y desnutrida e incluso tenía quemaduras por cigarrillos en su cabeza, cuando vio llegar a los rescatistas se mostró muy alegre y Erika mencionó que “vino corriendo, súper feliz, saltó directamente a mi auto”. Además, la rescatista comentó que cuando llevaron a la perrita a la estación de bomberos, ella estaba encantada con todos: “tan pronto como entró en la estación de bomberos, su cola se movía y estaba lamiendo y saludando a todos, estaba súper feliz. Por el lugar del cual viene, realmente no esperarías eso. Pensarías que estaría un poco asustada, pero ella no lo estaba en absoluto”.

De esta manera, Ashely se ganó el corazón de todos los bomberos y unos días después del rescate hablaron con Erika para decirle que deseaban adoptarla: “Ellos dijeron: vamos a adoptarla. La amamos mucho. Ella está en casa aquí”. 





 

Finalmente, la estación de bomberos adoptó de manera oficial a la perrita el 12 de enero de 2017 y Erika contó que Ashely se adaptó por completo a su nuevo hogar con la compañía de los bomberos: “Estoy muy contenta de haberla llevado a su hogar que no le mostrará más que amor, y no la convertirá en el pitbull que a la gente le encanta odiar tan rápido, fue una sensación increíble saber que allí pertenecía”.