Skip to content

Perrita ciega que fue maltratada ahora ofrece apoyo emocional a niños y ancianos

La rescataron de Líbano donde era utilizada para entrenar a tiradores y ahora es un gran ejemplo de resiliencia y un animal de soporte emocional en Reino Unido.

Una perrita llamada Angie pasó por años de tortura en Líbano donde era utilizada para entrenar a tiradores que utilizaban una pistola de aire comprimido para dispararle como tiro al blanco y como resultado de estos ataques, se quedó con traumas y problemas físicos.

Según reportó el medio 7 News, los atacantes de la perrita también le sacaron sus ojos, probablemente fueron quienes le cortaron sus orejas y también provocaron que perdiera a sus cachorros por todos los abusos a los que era expuesta siendo atada mientras le disparaban.





 

Afortunadamente, la violencia a la que era expuesta la perrita llegó a su fin y unos rescatistas la pudieron sacar de Líbano y la trasladaron hacia Londres, Reino Unido para encontrarle un hogar seguro. Sin embargo, antes de ser adoptada, la perrita necesitaba de un especialista para sus problemas de comportamiento.

De esta manera, Kasey Carlin llegó a la vida de la perrita luego de ver una publicación en Facebook acerca del requerimiento y como ella es adiestradora profesional pensó que podía ayudarla. Una vez que la perrita llegó a Londres, Kasey acudió al aeropuerto de Heathrow y a los pocos minutos de conocerla se dio cuenta que era una perrita muy especial puesto que aunque había sido maltratada a un punto traumático, era una perrita muy amigable y carismática.





 

Posteriormente, Kasey bautizó a la perrita con el nombre de Maggie y con el paso del tiempo formó un hermoso lazo con Mishka, su perrita adoptada quien también tenía problemas de comportamiento. Además, como las dos perritas entrenaban juntas todos los días, se convirtieron en mejores amigas y Kasey decidió adoptar a Maggie permanentemente. 

Gracias a los cuidados de Kasey, la perrita ciega comenzó a tener muchos progresos e incluso aprendió a adaptarse a los paseos por la ciudad con o sin cuerda y siempre se emocionaba al conocer a nuevas personas.





 

Eventualmente, Maggie se convirtió en un perro de servicio y realiza muchas actividades con las personas sobre todo con adultos mayores que padecen de demencia, con oficiales de policía retirados y con niños, para dar un mensaje en contra del bullying.

Además, Maggie se convirtió en un gran ejemplo de resiliencia y fue la inspiración para un libro que escribió su mamá llamado: “The Miraculous Life of Maggie the Wunderdog”. La perrita también tiene una cuenta de Instagram con más de 500.000 seguidores y gracias al apoyo de cientos de ciudadanos, han podido recaudar más de £40.000 ($55.320 USD) para donar a diversas organizaciones en pro de los animales.