Skip to content

Perrito del niño que lo abandonó para que no le pegaran, creció sano y feliz

El niño aún lo visita en el albergue dónde lo dejó. 

En marzo de 2020 se hizo viral la historia de un perrito que fue abandonado en un centro de cuidado de animales llamado “Albergue Pergatuzoo” luego de que su dueño, un niño, decidiera dejarlo ahí junto con unas cobijas y sus ahorros, para evitar que su padre maltratara al can como solía hacerlo, tal como lo explicó en una carta al momento de dejarlo en el albergue.





 

Esta historia captó la atención de miles de personas en internet luego de que la encargada del Albergue Pergatuzoo publicara unas fotografías de la carta y del cachorro, con la esperanza de encontrar al niño para que él pueda visitar a su perrito las veces que desee y asegurarle que estaría en buenas manos ahí.  

“Te dejo a Simón, es mi perro, no quiero que mi papá le pegue. Llora mucho porque no hay comida, te dejo mis ahorros para sus tortillas. No le peguen, porque mi papá le pega mucho. Simón come mucho. No se lo lleven, cuando crezca vengo por Simón”, escribió el niño en su carta que enterneció a miles de personas.





 

Tras la situación el albergue se hizo cargo de todos los cuidados del cachorro alimentándolo, bañándolo, dándole amor e incluso cubriendo sus gastos veterinarios y justamente en una ocasión en que el personal del albergue había llevado a Simón para una revisión médica, el niño acudió para visitarlo y como no lo encontró le dejó una nueva carta para su perrito, demostrando que a pesar del tiempo y la distancia, aún lo quiere y se preocupa por él.

La encargada del albergue volvió a actualizar sobre esta tierna historia y en una publicación en la cuenta oficial de Facebook del Albergue Pergatuzoo subió una fotografía de la carta junto a unas monedas que el niño había dejado para colaborar con los gastos del perro.






Además, la encarga publicó que el perrito ya se encontraba mucho mejor, recuperado y en las imágenes se aprecia que está creciendo sano y fuerte, y también se ve a un perro muy feliz, demostrando que el niño tomó la decisión correcta al liberarlo de los maltratos de su padre y llevarlo a un sitio donde lo cuidan y respetan.