Skip to content

Perritos leales se subieron a la ambulancia para acompañar a su dueño al hospital

Nunca lo abandonarían.

Sin duda, los perros se han ganado el calificativo de ser ‘leales’ por una muy buena razón, ya que son animales que demuestran todo el amor que sienten por sus familias humanas en su día a día y especialmente cuando se trata de momentos de preocupación y angustia, puesto que siempre están ahí para poder ayudarlos aunque sea con su presencia para que sus seres queridos sepan que nunca los abandonarían.





 

Un gran ejemplo de esto, ocurrió con dos adorables perritos llamados Bob y Chiara, quienes se negaron a dejar solo a su papá humano, cuando este tuvo una emergencia médica por presentar convulsiones y debió ser trasladado de urgencia en una ambulancia hacia un centro de salud. 

El hecho ocurrió en la localidad de Bauru en el estado de São Paulo, Brasil, cuando los profesionales del Servicio de Atención de Emergencia Móvil acudieron al llamado de una emergencia médica en el que José Antônio Pereira, un recolector de reciclables de 47 años, había sido encontrado convulsionando en una vereda y los ciudadanos que estaban en la escena, los habían contactado.





 

Sin embargo, lo que el personal de servicios de emergencias no se esperaban, era que el hombre estaba acompañado de sus dos perritos Bob y Chiara y cuando Josy Plana (conductora de la ambulancia) y Maria de Lourdes Pereira (enfermera) llegaron a la escena, los perros no las dejaban acercarse porque lo estaban protegiendo.

Ante esta situación, las dos profesionales tuvieron que calmar a los perros y después de unos instantes lograron brindar la atención médica que José Antônio necesitaba. Posteriormente, el personal de emergencias colocó al recolector en una camilla y cuando lo subieron a la ambulancia, los dos perritos no dudaron ni un segundo y también se subieron.






Según relató la conductora, permitieron que las mascotas se mantengan en la ambulancia ya que temían que si los bajaban ellos perseguirían el vehículo y podían accidentarse por el tráfico. Adicionalmente, Josy comentó que los dos perritos tenían una actitud protectora y durante todo el recorrido hacia el hospital estuvieron lo más cerca posible de su dueño y una vez que llegaron al centro de salud, se quedaron justo en la entrada del hospital, que era el punto más cercano donde podían estar.

Finalmente, Bob y Chiara pasaron toda la noche ahí puesto que José Antônio tuvo que ser internado hasta que fue dado de alta al siguiente día y se pudo reunir con sus adorados perritos, quienes le dieron un maravilloso ejemplo de lealtad y amor incondicional.