Skip to content

Perro con hogar le comparte de su cobijita a un perrito de la calle

Perro con hogar le comparte de su cobijita a un perrito de la calle-NATION

Se las ingeniaron para pasar la cobija a través de las rejas y así poder descansar calientitos los dos.

La humanidad ha sido testigo de muchos momentos conmovedores, desde actos de amabilidad y valentía, hasta simples gestos que cambian el humor de un día. Pero esto no sólo es exclusivo de los humanos, los animales son amables y amorosos e incluso nos atrevemos a decir que un poco más que el humano.

En la siguiente historia, un perro nos demuestra que no hace falta mucho para ayudar a otros.

La perrita de esta historia originalmente había vivido en la calle, por lo que nadie tiene que platicarle lo difícil que es pasar la noche fuera sin un refugio seguro. La perrita se extravió por un tiempo y eventualmente llegó a un refugio, su increíble dulzura y amable naturaleza fueron la combinación perfecta para que la adoptaran.

Perro con hogar le comparte de su cobijita a un perrito de la calle-NATION





Lana se adaptó rápidamente a su nueva vida en su amoroso hogar y una de sus actividades favoritas es acurrucarse con sus dos dueños, y también adora pasar tiempo en el patio trasero en donde tiene su propia casita.

Cuando llegó la temporada invernal, su dueña decidió comprarle una manta gruesa y cálida para que no tuviera frío cuando estuviera afuera jugando.

Sin embargo cuándo se la compró no pensó que sucedería algo tan conmovedor como lo que vió después.

Perro con hogar le comparte de su cobijita a un perrito de la calle-NATION





Justo afuera del patio familiar, había un pobre perro callejero que parecía estar en malas condiciones. Lana también se dio cuenta de esto, por lo que decidió actuar. El cachorro estaba preocupado de que el otro perro tuviera frío, por lo que descubrió el plan perfecto.

Lana arrastró y logró sacar una parte de su cobija por la reja para compartirla con el perrito sin hogar.

Perro con hogar le comparte de su cobijita a un perrito de la calle-NATION





Cuando Suelen vio el acto se conmovió tanto que decidió salir a revisar al perro sin hogar, para ver si tenía alguna identificación o etiqueta. El perro se escapó antes de que pudiera alcanzarlo, pero dice que aún lo ve de vez en cuando rondando cerca. Aunque el callejero parecía tener miedo de interactuar con ella, Suelen regularmente le pone agua y comida al frente de su patio para que sepa que es bienvenido.

‘’Lana es la perrita más linda que he conocido’’, dijo Suelen. ‘’A veces olvidamos la diferencia que podemos hacer en la vida de alguien con la más simple de las acciones y ella me recordó esto’’.