Skip to content

Vecinos celebran el rescate de un perro que había sido secuestrado

La comunidad festejó el regreso del perro, que aunque no tiene una casa fija es cuidado y amado por todos. 

En algunas ocasiones los perros de la calle no tienen un hogar fijo porque se han acostumbrado a vivir en libertad pero afortunadamente reciben amor y apoyo por parte de organizaciones en pro de los animales o de personas que de manera individual se encargan de sus cuidados.

Un ejemplo de esto ocurrió con Beethoven, un perrito que vive en un parque y entre las calles de Santa Bárbara, Colombia donde la comunidad se ha ocupado de cubrir sus necesidades y de darle amor. Además, a lo largo de los años Beethoven se ha ganado el corazón de todos y es por esto que cuando fue secuestrado por unos individuos que no eran parte de la comunidad, todos se preocuparon y se movilizaron hasta poder encontrarlo.





 

Según reportaron medios locales, una pareja se había llevado a Beethoven porque le darían un baño y lo llevarían a una peluquería pero cuando nadie sabía sobre su paradero luego de 8 días y se rumoraba que estaban pidiendo dinero para devolverlo, la comunidad empezó con una intensa búsqueda para poder encontrarlo.

Posteriormente, un camionero dio aviso al pueblo que había visto a Beethoven montado en otro camión que iba en dirección al Valle del Cauca y la comunidad comenzó a ampliar su búsqueda y también alertaron a una fundación protectora de animales llamada Amores Callejeros quienes ayudaron con la difusión del caso de desaparición en redes sociales y pegaron volantes con la foto de Beethoven en los postes.





 

Por otra parte, la policía local también empezó a colaborar con la búsqueda y cuando el camionero lo encontró se encargaron del rescate de Beethoven quien fue hallado en la ciudad de Buga, al oeste de Colombia.

Una vez que Beethoven regresó de Buga a la comunidad de Santa Bárbara, todo el pueblo se reunió en las calles para recibirlo y celebrar su retorno a casa y ahí festejaron entre aplausos, gritos y abrazos al notar que el perrito estaba sano y salvo. 






De esta manera, la comunidad pudo reencontrarse con su amado perrito y todos estaban muy felices por su rescate, ya que se sentían incompletos sin él. Al respecto, Jaime López, director de la fundación Amores Callejeros mencionó que “Todo el mundo lo quiere, desde el alcalde hasta el cura” y por esto las muestras de cariño no faltaron.