Skip to content

Veterinario jubilado de 92 años dedica su vida a fabricar sillas de ruedas para animales discapacitados

Las sillas de ruedas cambian por completo la calidad de vida de los animalitos. 

El protagonista de esta maravillosa historia es Lincoln Parkes, un veterinario de 92 años que ha dedicado gran parte de su vida cuidando de los animales trabajando arduamente en su profesión e incluso después de haberse jubilado, su amor por ellos lo llevó a fundar una organización llamada K-9 Carts para fabricar sillas de ruedas a la medida para ayudar a animales discapacitados.






El veterinario empezó a elaborar sillas de ruedas especiales para perros en los años 60, ya que en una ocasión un hombre se acercó a su consultorio con su perro, quien había sido atropellado por un vehículo y como consecuencia estaba paralizado de la cintura para abajo. Ante la situación el hombre le contó al veterinario que estaba desesperado al ver la tristeza de su perrito por no poder hacer las mismas cosas de antes y como su calidad de vida se había deteriorado incluso había pensado en sacrificarlo.

Sin embargo, el veterinario tuvo una gran idea y construyó un carrito especial para el perro paralizado y junto a su dueño fueron al campo para hacer una prueba de manejo y para su sorpresa, el perrito se puso muy contento y empezó a jugar con ellos persiguiendo un frisbee y saltando para agarrarlo en el aire. 





 

Aquel momento fue muy especial para todos y desde entonces el veterinario Parkes se dio cuenta que había descubierto una nueva pasión: ayudar a los animales discapacitados, creando diversos modelos de sillas de ruedas que se adaptan a la necesidad de cada animal, sobre todo de los perros, para poder darles mayor autonomía.

De esta manera, el veterinario Parkes ha ayudado a una gran cantidad de animales ofreciendo sillas de ruedas ajustables para cada mascota, con diseños que se adaptan tanto a los casos de rehabilitación como a los de discapacidades. 





 

Además, gracias a todos los años de experiencia que ha acumulado realizando las sillas de ruedas, el veterinario Parkes ha podido perfeccionar los diseños de tal manera que la calidad de vida de los animales mejora radicalmente desde el momento que implementan la silla de ruedas especial.

Sin duda un hombre maravilloso con un gran corazón, dispuesto a seguir ayudando a los animalitos incluso en sus años dorados.