Skip to content

Vestido sumergido en el Mar Muerto se convierte en una obra de arte de sal

El resultado fue un hermoso  y único vestido cristalizado.

La artista israelí Sigalit Landau tiene una admiración única por el Mar Muerto. Su familia visitaba el lugar cada fin de semana lo cual hizo que este lugar tuviera una gran influencia en su trabajo creativo. “Es como encontrarse con un sistema de tiempo diferente, una lógica diferente, otro planeta”, señala la artista. 

Su proyecto Salt Bride representa una colaboración única con el misticismo de la química del lago. Landau decidió sumergir un vestido negro en las aguas de este lago y regresó varias veces durante un lapso de 90 días para registrar los cambios provocados por la salinidad del lugar, mientras los cristales brillantes conquistaban la tela oscura. 





Según Landau, el vestido pronto pareció como la nieve o el azúcar. La prenda de este proyecto original es una réplica de la que se utilizó para la producción dramática de la obra de teatro de S. Ansky, ‘The Dybbuk’, de la década de 1920. La obra relata la historia de una joven jasídica quien es poseída por el espíritu de un amante fallecido, aunque se encuentra comprometida para casarse con una familia adinerada. 

Landau utilizó la sal para simbolizar esa fuerza sobrenatural, hechizando la tela negra en la nueva apariencia de un vestido de novia blanco. 





El Mar Muerto es famoso por tener aguas hipersalinas y lo que sucedió con el vestido con el paso del tiempo es realmente increíble. 





El resultado fue un precioso vestido cristalizado que parece haber salido de un cuento de hadas.