Skip to content

Autoridades europeas aprueban la venta del primer corazón artificial

Después de una década, finalmente un dispositivo de corazón artificial obtiene la marca CE y puede ser comercializado.

A finales de diciembre del 2020 la empresa francesa Carmat obtuvo el marcado CE (Conformidad Europea) para su dispositivo, lo que significa que pueden comercializar su corazón artificial en la Unión Europea. Esto representa un salto enorme a la posibilidad de ofrecer un dispositivo artificial para realizar un trasplante de corazón para pacientes que sufren de insuficiencia cardíaca irreversible y que estén en etapa terminal.





 

Todo comenzó en 1993 cuando el cirujano e inventor de válvulas cardíacas Alain Carpentier hizo una propuesta al industrial francés Jean-Luc Lagardere para desarrollar un corazón artificial y tras la aprobación y expansión del proyecto lograron fabricarlos con éxito después de un tiempo.

Finalmente, Carmat obtuvo el marcado CE después de 10 años y en una entrevista con BFM Business, el director ejecutivo de la empresa Stephane Piat comentó que este logro “Es un récord, dada la complejidad de un dispositivo de este tipo. Ahora tenemos que trabajar con médicos y centros de salud para ofrecer nuestra terapia y tenemos que buscar pacientes. La fase de producción será delicada”.





 

Además, Stephane Piat mencionó que desde enero del 2021 Carmat ha planificado aumentar la fabricación del dispositivo, lo cual ha sido visto con gran expectativa por los expertos. 

Por ejemplo, el analista Mohamed Kaabouni de Portzamparc detalló que “El corazón artificial de Carmat tiene un potencial de éxito de taquilla y podría obtener 700 millones de euros en ventas anuales en Europa para 2030”. 

Adicionalmente, el analista precisó sobre la importancia de este dispositivo: “Todo el mundo lo estaba esperando, y ahora está aquí. La marca CE es crucial para los pacientes y la empresa francesa probablemente obtuvo la aprobación para un éxito de taquilla, dada la gran necesidad médica y lo raras e ineficaces que son otras soluciones”.





 

De esta manera, los corazones artificiales de Carmat están generando mucha esperanza en el campo médico y en el desarrollo de tecnología como una excelente potencial alternativa para ofrecer a los pacientes con insuficiencia cardíaca irreversible.