Skip to content

Científicos han curado con éxito la diabetes en ratones utilizando células madre humanas

Los resultados de esta investigación dan esperanza a millones de personas en el mundo.

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, más de 400 millones de personas en el mundo padecen de esta enfermedad.

Un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en Saint Louis acaba de demostrar que es posible curar la diabetes tipo 1 en ratones en solo unas semanas. Los científicos a cargo del proyecto utilizaron células madre humanas para controlar la enfermedad durante al menos nueve meses y hasta un año en algunos ratones.





“Estos ratones tenían diabetes muy severa con lecturas de azúcar en la sangre de más de 500 miligramos por decilitro de sangre, niveles que podrían ser fatales para una persona, y cuando les dimos a los ratones las células secretoras de insulina, en dos semanas sus niveles de glucosa en sangre habían volvió a la normalidad y permaneció así durante muchos meses“, comentó el investigador principal Jeffrey R. Millman, profesor asistente de medicina y de ingeniería biomédica en la Universidad de Washington.

Gracias a una nueva técnica que desarrollaron, ahora las células madre humanas se pueden convertir en células productoras de insulina que controlan más eficazmente el azúcar en la sangre.

La diabetes tipo 1 es causada debido a que algunas personas no pueden producir suficiente insulina para controlar su azúcar en la sangre y actualmente no se puede prevenir.





Un problema común cuando se intenta transformar una célula madre humana en una célula beta productora de insulina es que también se producen otras células no deseadas, en este caso células pancreáticas o hepáticas. Si bien estas células no son perjudiciales, tampoco luchan contra la enfermedad.

“Cuantas más células fuera del objetivo obtenga, menos células terapéuticamente relevantes tendrá. Se necesitan alrededor de mil millones de células beta para curar a una persona con diabetes. Pero si una cuarta parte de las células que produce son en realidad células hepáticas u otras células del páncreas, en lugar de necesitar mil millones de células, necesitará 1,25 mil millones de células. Hace que curar la enfermedad sea un 25% más difícil“, señaló Millman.

En este momento, aún hay mucho por hacer antes de que esta técnica pueda ser utilizada para tratar a personas con diabetes, pero los resultados positivos definitivamente alientan la idea de que en algunos años la diabetes pueda ser curada.