Skip to content

¿Cómo hizo Chile para vacunar al 16% de su población en solo 21 días?

La estrategia del gobierno chileno para vacunar a su población, se ha convertido en un referente en latinoamérica y el mundo. 

El 3 de febrero del 2021 Chile empezó con el proceso de vacunación contra el COVID-19 y 21 días después logró que más de tres millones de personas ya hayan recibido la primera dosis de la vacuna, lo cual equivale al 16% de su población que cuenta con 19 millones de habitantes. Estos resultados han superado a otros países latinoamericanos como Brasil que ha vacunado al 3.43% de su población, México al 1.4%, Argentina al 1.65% e incluso más que países europeos como España que ha vacunado al 9.59% de su población.






De esta manera, la estrategia de vacunación de Chile se ha convertido en un referente sudamericano y mundial, gracias a la cantidad de vacunas disponibles y a la velocidad con la que esperan alcanzar la inmunidad de su población, que según sus estimaciones en el primer semestre del 2021, habrán vacunado  a 15 millones de habitantes. La estrategia del gobierno chileno se ha apoyado en el sistema de salud primaria y en la mentalidad negociadora dirigida por el presidente Sebastián Piñera quien en mayo del 2020 seleccionó al abogado Rodrigo Yánez, subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales para que se enfoque en cerrar tratos con los laboratorios que estaban desarrollando las vacunas en esa época.

Desde entonces, el subsecretario enfocó toda su atención en las negociaciones bajo una estrategia pragmática, cerrando varios acuerdos como con el laboratorio de Pfizer con quienes acordaron 10 millones de dosis. De esta manera, el 24 de diciembre llegaron las primeras 20.000 y de inmediato hicieron la vacunación de los funcionarios de la salud que trabajan en las unidades de cuidados intensivos. 






Por otra parte, el gobierno de Piñera también negoció con Sinovac pero bajo otra estrategia: realizar ensayos clínicos en Chile, financiados por el país sudamericano. Esto permitió que llegaran a un acuerdo en los precios y en la disponibilidad de 60 millones de dosis para los próximos tres años y con la posibilidad de aumentar la cantidad, dependiendo de las necesidades de Chile. Este acuerdo se realizó en colaboración con la Universidad Católica de Chile y ya han llegado aproximadamente cuatro millones de dosis al país sudamericano.

En una entrevista con Diario El País, el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, Rodrigo Yánez relató que: “En el 2020 estábamos en un escenario incierto, porque no sabíamos la forma en que iba a terminar cada vacuna. No había aprobaciones regulatorias y los laboratorios estaban recién iniciando sus cadenas de producción. Pero intentamos minimizar el riesgo de la apuesta con llamadas semanales, incluso diarias, a Sinovac, por ejemplo, con el que procuramos tener un contacto estrecho”.






El subsecretario agregó que “A veces funcionan las apuestas y afortunadamente con Sinovac fue una excelente apuesta, considerando la disponibilidad de las vacunas en una etapa temprana, que se complementaba con Pfizer, que nos podía entregar antes, pero en una cantidad menor”.

Adicionalmente, la táctica del gobierno de Piñera negoció con la vacuna de Oxford AstraZeneca y en los meses de abril y mayo recibirán cinco millones de vacunas. Además, el gobierno chileno anunció que está en proceso de negociación con CanSino, una empresa chino-canadiense que en la actualidad está realizando ensayos clínicos en Chile y próximamente cerrará acuerdos con la vacuna rusa Sputnik V, las cuales estarán enfocadas para reforzar la vacunación en el segundo semestre del 2021.






El Ministerio de Salud del gobierno de Chile anunció que hasta el martes 23 de febrero habían vacunado a 3.037.063 personas y por día tienen la capacidad de inocular a más de 87.000 personas en sus más de 1.300 localidades de vacunación en diferentes partes del territorio chileno. Además, se anunció que en los próximos días, se incrementará la cantidad de personas vacunadas a medida que se inicien las convocatorias para otros grupos de edad.