Skip to content

Por primera vez, científicos convierten células madre en células productoras de insulina

Por primera vez, científicos convierten células madre en células porductoras de insulina

Las inyecciones de insulina pronto podrían ser una cosa del pasado.

Aunque el tratamiento de la diabetes tipo 1 ha recorrido un largo camino desde que se describió por primera vez en el Antiguo Egipto, las inyecciones de insulina y los pinchazos en los dedos son una parte diaria de la vida de muchos diabéticos.

Pero los investigadores acaban de hacer un gran avance que podría hacer que un día estas tecnologías se vuelvan obsoletas, al transformar las células madre humanas en células funcionales productoras de insulina (también conocidas como células beta), al menos en ratones.

“Ahora podemos generar células productoras de insulina que se ven y se parecen mucho a las células beta pancreáticas que tenemos en nuestro cuerpo”, explica uno de los integrantes del equipo, el microfisiólogo Matthias Hebrok de la Universidad de California en San Francisco (UCSF).

“Este es un paso crítico hacia nuestro objetivo de crear células que podrían trasplantarse a pacientes con diabetes”.

Por primera vez, científicos convierten células madre en células productoras de insulina





La diabetes tipo 1 se caracteriza por una pérdida de insulina debido a que el sistema inmunológico destruye las células en el páncreas; por lo tanto, los diabéticos tipo 1 deben introducir su propia insulina manualmente. Aunque este es un sistema bastante bueno, no es perfecto.

Las personas con la afección pueden llevar una vida mayoritariamente normal, pero tienen un mayor riesgo de problemas como insuficiencia renal, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Existen otros métodos para controlar la diabetes tipo 1, como la introducción de nuevas células beta o el reemplazo del páncreas dañado por uno nuevo, pero ambas opciones tienen una disponibilidad limitada, ya que las nuevas células u órganos deben tomarse de donantes de órganos.

Para solucionar el problema del donante, los investigadores, incluido el equipo de UCSF, han estado trabajando para que las células madre se conviertan en células beta pancreáticas completamente funcionales durante los últimos años, pero ha habido algunos problemas para que lleguen hasta allí.

“Las células que nosotros, y otros estábamos produciendo se estaban atascando en una etapa inmadura en la que no podían responder adecuadamente a la glucosa en la sangre y secretar la insulina adecuadamente”,  dijo Hebrok .

“Ha sido un gran cuello de botella para el campo de la medicina”.

Por primera vez, científicos convierten células madre en células porductoras de insulina





Pero cuando el equipo observó la forma en que se desarrollaban estas células en el páncreas, encontraron oro. Aquí, las células se separan del resto del páncreas y se organizan en protuberancias llamadas islotes pancreáticos.

El equipo investigó este proceso en una placa de Petri, separando artificialmente las células madre pancreáticas para reorganizarlas en los grupos en forma de islotes que forman naturalmente en el cuerpo. Esta disposición permitió que las células madre pancreáticas maduraran y funcionaran de manera muy similar a como lo hacen las células normales productoras de insulina.

Y aún mejor, cuando estos islotes fueron trasplantados a ratones sanos, encontraron que las células producían insulina en respuesta a los niveles de azúcar en la sangre en cuestión de días.

Por supuesto, al igual que con cualquier estudio con ratones, todavía no podemos entusiasmarnos demasiado. Todavía hay mucho trabajo por hacer antes de que esto se convierta en un tratamiento útil para los humanos. Por un lado, si introdujera nuevas células madre pancreáticas en un diabético tipo 1, es probable que el sistema inmunitario aún las destruya.

Por primera vez, científicos convierten células madre en células porductoras de insulina





Esto significa que cualquier persona que se someta a este tratamiento tendría que usar supresores inmunitarios por el resto de su vida, un problema que también se presenta con las donaciones de órganos y células.

Pero este último paso sigue siendo un gran paso adelante, y el equipo ahora está trabajando para resolver estos otros problemas. Por ejemplo, están investigando si CRISPR  puede usarse para cambiar las células madre lo suficiente como para que puedan volar bajo el radar del sistema inmunitario hiperactivo.

“Finalmente podemos avanzar en varios frentes diferentes que antes estábamos cerrados”, agregó Hebrok . “Las posibilidades parecen infinitas”.

CC: Nature Cell Biology



[kkstarratings]