Skip to content

Estudio demuestra que usar doble mascarilla bloquea el 92% de partículas infecciosas

Importante aporte para maximizar la protección con el uso de la mascarilla.

Un estudio realizado por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) demostró que el uso de doble mascarilla (cubre bocas) es más eficaz para eliminar las fugas de partículas. 






El estudio se realizó colocando una mascarilla de tela sobre una mascarilla de procedimiento médico (como una mascarilla quirúrgica azul desechable) y los resultados demostraron que de esta manera se puede bloquear el escape del 92.5% de las partículas potencialmente infecciosas, ya que las mascarillas están más ajustadas sobre la nariz y boca de las personas.

Tras concluir la investigación, la directora del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., Dra. Rochelle Walensky mencionó en una sesión informativa en la Casa Blanca que “Estos datos experimentales refuerza la guía previa de la CDC de que todas las personas de 2 años o más, deben usar una mascarilla cuando estén en público y alrededor de otras personas en el hogar que no vivan con usted”.






Además, la directora mencionó sobre el correcto uso de más mascarillas en base a los resultados del estudio: “Seguimos recomendando que las mascarillas tengan dos o más capas, cubran completamente la nariz y la boca y que se ajusten cómodamente a la nariz y a los lados de la cara”.

Otro de los detalles importantes analizados en la investigación fue la prueba de dos modificaciones simples para mejorar el rendimiento de las mascarillas, aplicando un método de doble mascarilla y también de anudado, al doblar los bordes de las mascarillas hacia adentro y hacer un nudo con los cordones de las orejeras. De esta manera, al reducirse los espacios que se generan en la parte lateral del rostro, se demostró que se bloquea el escape del 63% de las partículas que podrían contener COVID-19.






El estudio también analizó un escenario entre una persona infectada y otra libre de la enfermedad y demostraron que al usar doble mascarilla, la exposición acumulativa de aerosoles potencialmente infecciosas de la persona no infectada se redujo en un 96.4%.

Sin duda un importante aporte médico para ayudar a concientizar sobre el correcto uso de la mascarilla, mediante métodos más efectivos para maximizar la protección para sí mismo y para los demás.