Skip to content

Se detectan menos infecciones por COVID-19 en mujeres que toman ciertas vitaminas, afirma un estudio

Aún se necesita una investigación más profunda pero los resultados han generado curiosidad en un grupo de científicos en Reino Unido.

Generalmente los médicos aconsejan a las personas que consuman sus dosis de micronutrientes a través de su dieta para poder mantenerse saludables y aunque existen ciertas excepciones cuando hay condiciones médicas diagnosticadas, los resultados de los estudios sobre los beneficios para la salud por suplementación de multivitamínicos, han sido muy variados y poco homogéneos.






Sin embargo, durante los primeros meses de la pandemia del COVID-19, millones de personas empezaron a suplementar su alimentación con multivitamínicos, tal como lo analizó un grupo de investigadores de Reino Unido que encontraron una asociación entre el uso de suplementos y menos casos de infecciones de mujeres que tomaron ciertos tipos de vitaminas.

Los investigadores empezaron a analizar los datos recolectados por una aplicación lanzada a principios del 2020 por la compañía de ciencias de la salud Zoe llamada ‘Aplicación de estudio de síntomas COVID-19’ en la que 445.850 suscriptores de Estados Unidos, Suecia y Reino Unido respondieron un cuestionario con diversas preguntas, entre esas el consumo de vitaminas, probióticos, ajo, aceites de pescado, multivitamínicos, vitamina D, vitamina C o Zinc. Y también consultaban si es que se habían hecho pruebas de SARS-CoV-2 y cuáles fueron sus resultados.






Los 445.850 suscriptores respondieron el cuestionario antes del 31 de julio de 2020 y a partir de los datos recolectados, los investigadores obtuvieron algunos resultados interesantes que describieron en el estudio final: “En la cohorte del Reino Unido, los usuarios que suplementan regularmente su dieta con multivitamínicos tenían un riesgo menor de dar positivo en SARS-CoV-2 en un 13%, mientras que con la vitamina D tenían un riesgo menor en un 9%, con los probióticos tenían un riesgo menor en un 14% y con omega-3 tenían un riesgo menor en un 12%. No hubo una asociación significativa con aquellos que suplementan con zinc, vitamina C o ajo”.

Aunque los resultados del estudio fueron interesantes, los investigadores también resaltaron algunas limitaciones puesto que este fue un estudio observacional basado en autoinformes, por lo tanto no hay pruebas causales de que esas vitaminas realmente produzcan menos contagios de COVID-19. A pesar de que los investigadores ajustaron variables como la edad, el sexo, el IMC, entre otros factores para tomar en cuenta el ‘sesgo del usuario saludable’ (que es la idea de que quienes consumen suplementos nutricionales, probablemente también tengan un estilo de vida más saludable) esto pudo haber confundido los resultados.






Independientemente de las limitaciones del estudio, los investigadores revelaron datos interesantes, ya que cuando dividieron los resultados por sexo, notaron que para los hombres no hubo diferencias relacionadas con los suplementos, sin embargo en las mujeres, los resultados estuvieron presentes en todas las edades y grupos de IMC y escribieron:

“En el estudio observacional más grande sobre la infección por SARS-CoV-2 y el uso de suplementos dietéticos hasta la fecha con más de 400.000 usuarios de aplicaciones en tres países diferentes, mostramos una asociación significativa entre los usuarios que suplementan con omega 3, probióticos, multivitamínicos y vitamina D, con un menor riesgo de dar positivo en la prueba de infección por SARS-CoV-2”.





 

Finalmente, los investigadores pidieron un ensayo clínico extenso para poder probar los efectos potenciales en un entorno más controlado, ya que “esta es todavía un área de investigación emergente que justifica un estudio más riguroso antes de que se puedan sacar conclusiones firmes sobre los suplementos nutricionales específicos y la disminución del riesgo de infección por COVID-19”.