Skip to content

Vacuna del COVID-19 abre una nueva vía contra la esclerosis múltiple

Estudio que usó una técnica similar a la vacuna del COVID-19, podría ser la respuesta para tratar la esclerosis múltiple.

Recientemente se dio a conocer los resultados de un estudio hecho en ratones por BioNTech en el que probaron con éxito una ‘vacuna’ de ARN mensajero que fue capaz de revertir una parálisis similar a la de los pacientes con esclerosis múltiple. 

Este concepto implica usar una técnica inspirada en las vacunas para el COVID-19 en la que se introduce un mensaje genético escrito en una molécula de ARN para que las células del paciente produzcan las proteínas necesarias para lograr la inmunidad.





 

El trabajo fue dirigido por la bioquímica húngara Katalin Karikó, considerada la madre de la vacuna contra el COVID-19 de BioNTech y por el científico Ugur Sahin, quienes publicaron el estudio en Science demostrando cómo una molécula de ARN mensajero logró que el sistema inmunológico de los ratones que tienen una enfermedad parecida a la esclerosis múltiple, puedan aprender a tolerar la mielina y posteriormente paren los daños al organismo.

Los resultados mostraron que con la aplicación del tratamiento, algunos de los ratones dejaban de tener síntomas iniciales de la enfermedad y después revertían la condición, mientras que en otros casos, la vacuna revertía la parálisis de los ratones en su totalidad.





 

Adicionalmente, los investigadores demostraron que la vacuna con el ARN mensajero no impide que el sistema inmune de los ratones detecte otros patógenos y por lo tanto, este método genera grandes expectativas para el tratamiento contra la esclerosis múltiple porque las opciones actuales para esta enfermedad tiene como efecto secundario, reducir la efectividad de las defensas del organismo frente a otros patógenos.

Aunque el estudio aún está en una fase inicial, los resultados son alentadores puesto que la idea de las vacunas de ARN mensajero tiene un gran potencial, como se demostró en el desarrollo de la vacuna contra el COVID-19 y que también podría ser la respuesta para otras enfermedades e infecciones de las que se desconoce la causa y que hasta el momento no se tiene cura como es en el caso de la esclerosis múltiple.





 

Sin duda, un importante avance científico que genera esperanza para el mundo.