Skip to content

Científicos convierten dióxido de carbono en carbón sólido

Un avance mundial que ayuda al medio ambiente y además transforma nuestro enfoque de la captura y almacenamiento de carbono.

Un equipo de investigación dirigido por la Universidad RMIT en Melbourne, Australia, ha desarrollado una nueva técnica que puede convertir eficientemente el CO2 en partículas sólidas de carbono.

La investigación publicada en la revista Nature Communications, explica una ruta alternativa para eliminar de manera segura y permanente los gases de efecto invernadero de nuestra atmósfera.





Actualmente, las tecnologías para la captura y almacenamiento de carbono se centran en comprimir el CO2 en una forma líquida , transportarlo a un sitio adecuado e inyectarlo bajo tierra. Pero la implementación se ha visto obstaculizada por desafíos de ingeniería, la viabilidad económica de este método y las preocupaciones ambientales sobre posibles fugas de los sitios de almacenamiento.

El investigador de RMIT, Dr. Torben Daeneke, dijo que convertir el CO2 en un sólido podría ser un enfoque más sostenible y ecológico.

“Si bien no podemos retroceder el tiempo, convertir el dióxido de carbono en carbón y enterrarlo nuevamente en el suelo es un poco como rebobinar el reloj de emisiones”, dijo Daeneke.





Hasta la fecha, el CO2 solo se ha convertido en estado sólido a temperaturas extremadamente altas, lo que lo hace industrialmente inviable.  Al utilizar metales líquidos como catalizador, hemos demostrado que es posible convertir el gas en carbono a temperatura ambiente, en un proceso que es eficiente y escalable.

Para lograr la conversión, los investigadores utilizaron un catalizador de metal líquido que contiene cerio, excepcionalmente eficiente en la conducción de electricidad. Cuando los investigadores cargaron eléctricamente un recipiente con CO2 y el metal líquido, el dióxido de carbono comenzó a convertirse en pequeñas escamas de carbón. Estas escamas de carbono sólido se separan naturalmente del metal líquido y caen al fondo del recipiente, permitiendo la producción continua de carbono sólido a partir del dióxido de carbono.

Los investigadores mencionaron que es necesario realizar más estudios, sin embargo, es un primer paso crucial para lograr un almacenamiento sostenible del carbono.

Un increíble avance científico que nos puede ayudar a limpiar nuestra atmósfera. ¡No olvides dejarnos tus comentarios y compartir las buenas noticias! 



¡Calificanos!

Comments

comments