Skip to content

Doctores están recetando música como terapia para enfermedades del corazón, disfunción cerebral, depresión y más

La ciencia confirma los increíbles beneficios de la música y sus efectos sobre nuestro cuerpo. Aquí te presentamos 8 que debes conocer.

Desde tiempos remotos, la música ha probado ser un componente importante de la cultura humana. Desde su uso en ritos ceremoniales hasta el uso médico moderno para la motivación personal, la concentración y el cambio de humor, la música es un poderoso remedio para el alma humana.

Científicos se han dado la tarea de buscar los beneficios que tiene para nosotros la música y los hallazgos han sido sorprendentes, desde mejorar el estado de ánimo, hasta ser utilizada como tratamiento en personas con Alzheimer. Aquí te mostramos los más impresionantes, sin duda te harán amar la música aún más.

1. La música ayuda a controlar la presión arterial y los trastornos relacionados con el corazón.





De acuerdo con la Sociedad Cardiovascular de Gran Bretaña, escuchar cierta música con un ritmo repetitivo durante al menos diez segundos puede ayudar a disminuir la presión arterial y una reducción de la frecuencia cardíaca. Ciertas composiciones clásicas, si se combina con el ritmo del cuerpo, pueden usarse como terapia para mantener el corazón controlado y evitar la hipertensión

2. Escuchar y tocar música ayuda a tratar el estrés y la depresión

La música es una de las mejores medicinas para el cerebro humano. Según un estudio realizado en la Universidad McGill en Canadá, escuchar música agradable incrementa la producción de sustancias químicas beneficiosas para el cerebro, en especial la dopamina, hormona encargada de hacernos sentir bien. Este neurotransmisor es activado por la música lo cual nos lleva a tener sentimientos de alegría y felicidad.

Además, estudios demuestran que los adultos que tocan música producen niveles más altos de la hormona de crecimiento humano, la cual regula la composición corporal, los fluidos corporales, el crecimiento muscular y óseo y el metabolismo de las grasas y azúcares.





3. La musicoterapia ayuda a tratar la enfermedad de Alzheimer.

Debido a la enfermedad de Alzheimer, las personas pierden su capacidad para interactuar y continuar con la comunicación con otras personas. De acuerdo con los estudios realizados en asociación con la Fundación de Alzheimer de América, cuando es utilizada correctamente, la música puede cambiar el estado de ánimo, controlar la agitación causada debido al estrés, estimular interacciones positivas, facilitar la función cognitiva y coordinar los movimientos motores”.

Los pacientes que han sido tratados con esta terapia han presentado resultados increíbles.

4. Estudiar música aumenta el rendimiento académico

Seguro has escuchado que el cerebro de los niños es una esponja, pues la exposición temprana a la música aumenta la plasticidad del cerebro ayudando a incrementar la capacidad del cerebro humano de tal manera que responde fácilmente al aprendizaje, al cambio y al crecimiento. De acuerdo con un estudio de la UCLA los estudiantes que cursaban algún tipo de taller artístico y musical se desempeñan mucho mejor en la escuela.





5. Tocar la guitarra, entre otros instrumentos, ayuda en el tratamiento del trastorno de estrés postraumático.

Un estudio publicado por el Departamento de Asuntos de Veteranos de los EE. UU., demostró que veteranos que experimentaban Trastorno de Estrés Postraumático, se sintieron más aliviados al aprender a tocar instrumentos como la guitarra. Desde entonces se alienta a las personas con este padecimiento a hacer música como parte de su proceso terapéutico.

6. Estudiar música impulsa el desarrollo del cerebro en niños pequeños

La Universidad de Liverpool realizó un estudio neurocientífico y según sus hallazgos, media hora de entrenamiento musical es suficiente para aumentar el flujo de sangre en el hemisferio izquierdo del cerebro, lo cual resulta en niveles más altos de desarrollo infantil temprano.





7. La educación musical ayuda a los niños a mejorar sus habilidades de lectura.

La Revista de Psicología de la Música informa que los niños que asisten a clases de música que involucran entrenamiento en habilidades rítmicas, tonales y prácticas, cada vez más complejas, muestran un rendimiento cognitivo superior en habilidades de lectura en comparación con niños no entrenados musicalmente.

Además, la música ayuda a facilitar el aprendizaje del lenguaje mucho más eficazmente que el habla.

8. Escuchar música ayuda a mejorar el sueño





El Centro para Enfermedades Cardiovasculares en China afirma que escuchar música antes y durante el sueño ayuda enormemente a las personas que sufren trastornos crónicos del sueño, los cuales pueden incluir desde estrés y ansiedad hasta el insomnio.

Ahora que conoces todos estos beneficios, tienes más razones para escuchar, aprender y enseñar música.