Skip to content

Artesanos de Cuetzalan cambian de giro para subsistir; ahora venden cubrebocas bordados

La crisis de la pandemia ha dejado a muchas personas sin trabajo, pero esa comunidad no quiere perder la lucha contra el virus.

Los tiempos del coronavirus llegaron para poner a millones de personas en situaciones complicadas. Con el mundo detenido, miles de negocios han visto sus días más oscuros por la falta de clientes. En un intento por salvarlos, hemos sido testigos de historias increíbles de persona que de alguna manera han encontrado la forma de voltear la situación e intentan sacarle provecho para salvar su negocio o simplemente poder llevar un sustento a su hogar.

Un historia digna de contar, es la del artesano Pedro Martín, dueño del Taller Mazatzin en Cuetzalan, Puebla. En medio de una pandemia que ha alejado a todo el turismo de la zona, incontables artesanos que vivían de ello se quedaron sin ingresos y sin nada que llevar a la mesa de sus hogares. Ante esto, no quedó más que idear una nueva oportunidad de negocio.





Inteligentemente, Pedro Martín identificó una demanda que no se ha podido satisfacer por los fabricantes: los cubrebocas. Así fue como se lo ocurrió darle un giro a su taller, y empezar a fabricar cubrebocas con lindos diseños mexicanos. En un reportaje de E-Consulta, Martín platicó que su  taller era visitado por más de 100 personas semanalmente y que ahí fabricaban desde rebozos, bufandas, blusas tradicionales hasta vestidos de novia, quince años y primeras comuniones.

“Empezamos a trabajar el cubrebocas como una propuesta para esta contingencia ya que no tenemos turismo y no tenemos nada de entrada y la verdad, económicamente estamos mal; las despensas no nos llegan por cuestiones políticas”, platicó Martín.





El artesano también informó que en la elaboración de los cubrebocas se encuentran trabajando 30 personas en total de diferentes comunidades. Una de ellas es la de Cuauhzamazaco, ubicada a seis kilómetros del pueblo mágico de Cuetzalan.

Pedro platicó que el cubrebocas es bordado a mando y es hecho por pieza. A ellos les coloca un filtro dentro del bordado para que cumpla con las características de protección e higiene necesarias para estar seguros, según indica.





Para ayudar a la comunidad se pueden hacer pedidos que se entregan dentro de 4 a 5 días. Los envíos los hacen a Puebla, la Cuidad de México, y a otros puntos de la república por paquetería. Así que los interesados en comprar un cubrebocas por esto del desabasto, aquí tienen una buena opción. El precio por cubrebocas está en 50 pesos, y en 500 la docena. El número del taller es 233 759 3992 y su correo electrónico mazatzin1@hotmail.com. En redes sociales los puedes encontrar como Facebook Mazatzin Textiles.

Información de sopitas.com