Skip to content

Italia aprueba ley para que la comida no vendida sea donada a la caridad

Italia está más cerca de cumplir lo que parecía un objetivo casi imposible: no desperdiciar toneladas de comida en buen estado.

Italia está introduciendo una serie de incentivos para acabar con el desperdicio de alimentos. Ahora, en lugar de tirar la comida sobrante a la basura, el gobierno quiere que las empresas que venden comida, donen los alimentos que no se vendan a organizaciones benéficas.

Esta iniciativa recibió el apoyo de todos los partidos políticos puesto que sus beneficios ambientales, económicos y sociales son claros para todos. El siguiente paso es lograr que las empresas involucradas cumplan con su deber y cambien su modelo actual de desperdicios.






A diferencia de Francia que está multando a las empresas que no cumplan con las reglas, Italia otorgará exenciones fiscales a la recolección de basura a las empresas que participan en la iniciativa. Asimismo, todos los alimentos que sean donados por las empresas, deben ser registrados para que la reducción de impuestos se pueda implementar.

El objetivo del país es recuperar 1,000 millones de toneladas de alimentos que son desperdiciados (cifras de 2016).

Cada vez son más naciones, principalmente en la Unión Europea, que toman cartas en el asunto para reducir la increíble cantidad de alimentos que se desperdician. En Dinamarca por ejemplo, existen tiendas donde las personas compran alimentos otorgados por empresas más grandes y que no se pudieron vender.






Regalar “desperdicios de alimentos” puede parecer denigrante para las personas con escasos recursos, porque sugieren que no merecen alimentos de calidad. Sin embargo, la mayoría de la comida que es desperdiciada se encuentra en perfectas condiciones para ser ingerida.

Esta iniciativa que implementa Italia es sencilla de replicar, pues el gobierno apoya a las empresas partícipes y las empresas realizan labores sociales al donar los alimentos a la caridad.