Skip to content

Esta es la lista de tareas que se propuso Leonardo Da Vinci

Si creías que ya habías hecho demasiado, la lista de Da Vinci te hará sentir como un fracasado total

Todos sabemos que Leonardo da Vinci era un gran pensador; que tenía un gran interés en todo, variando desde ingeniería, literatura, anatomía y cartografía, entre muchos otros talentos.

El renacentista tenía un diario con sus tareas por realizar, que incluyen desde dibujar Milán, hasta sacar el tamaño del Sol.

Afortunadamente y gracias al historiador Toby Lester podemos sumergirnos un poco en la cabeza de Leonardo. Ya que contaba con algunos diarios de Da Vinci donde quedaron plasmadas sus tareas.

Las tareas incluyen la búsqueda de personas que le pueden ayudar a obtener una perspectiva más amplia en el campo de la astronomía, las matemáticas, la anatomía y la física. También una nota que casualmente le recordaba ”dibujar Milán” tal y como nosotros lo haríamos.

A continuación una selección de los aspectos más destacados de sus lista de tareas:

1.- Calcular la medida de Milán y sus suburbios.





2.- Encontrar un libro que trate de Milán y sus iglesias, que estaba de paso camino a Cordusio.

3.-Descubrir la medida total de la Corte Vecchio (el patio en el palacio del Duque).

4.-Descubrir la medida total del Castello (palacio del duque en sí).

5.- Conseguir que un maestro de aritmética le muestre cómo cuadrar un triángulo.

6.- Conseguir que Messer Fazio (un profesor de medicina y derecho de Pavía) le enseñe sobre proporciones.

7.- Conseguir que el fraile Brera, del monasterio Benedictino de Milán, le mostrara De ponderibus (un texto medieval en de mecánica).

8.-Dibujar Milán.

9.- Examinar la ballesta del Maestro Giannetto.

10.-Encontrar un maestro de hidráulica y conseguir que le enseñara cómo reparar una cerradura, canal y molino a la manera de Lombard.

11.-Intentar obtener Vitalone ( un texto medieval sobre óptica), que se encuentra en la biblioteca de Pavía y trata de matemática.

12.-Preguntar acerca de la medición del sol, que le prometió el maestro Giovanni Francese.





La curiosidad de Leonardo Da Vinci

Entre muchas otras cosas, la cabeza de Da Vinci parecía un revoltijo, y parecía del tipo que se desviaba en cualquier dirección en cualquier momento.

Otro elemento, es por supuesto la curiosidad obstinada. Leonardo es el ícono de un hombre del Renacimiento.

En una página de sus cuadernos de la década de 1480, se puede ver que ha conseguido una pluma nueva y además realiza garabatos, como prueba. Mientras su mente vaga libre.

El Codex Leicester es la revista científica más importante de Da Vinci. Crédito: bgC3

Toby Lester dice que eran garabatos con las palabras ”Dimmi, dimmi, dimmi” (”Dime”).

Estos, dice Lester, ”son los tics de una mente cada vez más hambrienta.”

Toby Lester decidió realizar un nuevo libro sobre Leonardo, llamado Fantasma de Da Vinci: Genio, obsesión, y cómo Leonardo creó el mundo en su propia imagen.

No cabe duda que era una mente hambrienta.