Skip to content

Este programa junta abuelitos y niños para que convivan

Este programa junta abuelitos y niños para que convivan-NATION

La iniciativa busca combatir la soledad en los asilos y al mismo tiempo fomentar a los niños empatía.

Cada verano la residencia de adultos mayores Amavir Coslada en Madrid realiza un campamento en el que conviven menores desde los 6 años hasta los 12, con los residentes de los asilos. Juntos disfrutan de diferentes tareas y actividades educativas que se distribuyen a lo largo del día. Desde desayunos y comidas, hasta manualidades, gimnasia, bingo y excursiones.

Los niños llega para iniciar su jornada a la primer hora del día y permanecen en el centro hasta la última hora de la tarde. Los residentes los esperan con ilusión y se asoman de vez en cuando para ver si aparece algún niño.

El programa nació inspirado en algunas instituciones en Estados Unidos que mezclaban guarderías con asilos. La idea del proyecto es que ambas partes obtengan beneficios.

Este programa junta abuelitos y niños para que convivan-NATION





De acuerdo con la psicóloga del centro, Isabel Gómez de Salazar.  Está demostrado que las personas mayores implicadas en actividades intergeneracionales se sienten más felices que otros de su misma edad. Además, compartir con los más pequeños ciertas horas del día incrementa su actividad física, cognitiva y social.

‘’La interacción es real. Florece su memoria y aparece la concentración, la atención y hasta olvidan sus dolores. Es increíble’’.

Para los menores que participan en la actividad, no hay duda de que esto es una lección de vida, pues no sólo escuchan historias increíbles de sus mayores, también aprenden sobre la vejez y desarrollan su empatía.

¿Cuales son los beneficios?

Este programa junta abuelitos y niños para que convivan-NATION





Para los mayores:

—Efectivo intercambio de afecto. Estas experiencias placenteras hacen que mejoren su autoimagen, su identidad y que se incremente su sensación de sentirse útiles.

—Mejora en la salud. El incremento de la actividad física, cognitiva y social que se obtiene a partir de los programas intergeneracionales puede ayudar a mejorar la salud de la población que envejece.

—Menos sintomatología depresiva. Las personas mayores que participan en estas actividades, incluso las dependientes, aumentan su movilidad, la interacción social y reducen los tiempos de sueño o somnolencia. En definitiva, se sienten más felices que otros mayores de su misma edad y condiciones de salud.





Para los niños:

—Conexión fluida. Comparten cariño, forjan lazos de amistad y crean equipo de forma natural.

—Reducen sus prejuicios hacia la vejez. Aprenden, desde una edad muy temprana, sobre el proceso de envejecimiento. la finitud de la vida y a respetar a los mayores.

—Mayor perspectiva del ciclo de la vida. Se benefician de los conocimientos de las personas mayores porque conectan el pasado con el futuro.

—Mejoran sus habilidades sociales. Mejoran su empatía y la tolerancia hacia las diferencias, obtienen mejores resultados académicos y en el futuro presentan menos riesgo de participar en comportamientos de riesgo social.

Este programa junta abuelitos y niños para que convivan-NATION





13 de cada 100 personas con una edad promedio de 65 años o más no tiene relación alguna con sus familiares más jóvenes. Es común que las familias coloque a las personas mayores en asilos y nunca más vuelvan, esta iniciativa busca traerles un poco de alegría y conexión mediante la convivencia

¿Que opinas de este tipo de proyectos? ¿Crees que más asilos o casa de asistencia deberían de tener programas similares?