Skip to content

Resurgen las ruinas de un antiguo templo gracias a la cuarentena

Debido al poco movimiento humano, las aguas se despejaron y este antiguo templo salió a la luz.

Una de las grandes ventajas de la cuarentena ha sido sin duda el gran impacto que ha tenido sobre el medio ambiente, la reducción de contaminación ha sido bastante notoria, y la naturaleza así como su fauna se han atrevido a adentrarse en zonas que antes tenían vedadas.

Incluso algunos lugares han resurgido del olvido, en Turquía se re-descubrieron los restos de una basílica que se encuentra sumergida. El templo tiene alrededor de 1,600 años de antigüedad.





Las ruinas se encontraban ocultas por la suciedad del agua y también porque se encontraban envueltas en algas. De acuerdo con los expertos, la reducción de contaminación y la acción del hombre en la zona han conseguido que las aguas sean más cristalinas.





Los historiadores creen que la basílica fue construida en el año 390 d. C. En honor de San Neofito, un santo cristiano martirizado en el año 303 d. C.

Según el Jefe del Departamento de Arqueología de la Universidad de Uludag: ‘’Creemos que la iglesia fue construida en el siglo IV o en una fecha posterior’’.

Sin embargo, la iglesia se derrumbó durante un terremoto alrededor del año 740 dC, causando que se hundiera en el lago.





Curiosamente, algunos arqueólogos llevaban muchos años realizando investigaciones en la zona intentando localizar los restos de este monumento sin éxito alguno.

“Cuando vi por primera vez las imágenes del lago, me sorprendió ver la estructura de una iglesia con tanta claridad ¿Cómo nadie notó estas ruinas antes?”