Skip to content

Alquiló su vientre para una pareja que no podía tener hijos, sin saber lo que les esperaba

Cuando el sueño de convertirse en padres se vuelve algo realmente anhelado, cualquier esfuerzo vale la pena, incluso cuando se llegan a tener varios intentos fallidos.

Por esto en muchas ocasiones, cuando una pareja está intentando concebir un bebé sin éxito, toman la decisión de acudir al médico para conocer distintas alternativas para lograr formar una familia; una de las más comunes en Estados Unidos es la de alquilar un vientre.

Cuando Shaniece Sturdy, una joven de 21 años madre de un pequeñito, conoció sobre este procedimiento que ayuda a otras parejas, no dudó y comenzó a informarse más sobre éste con el fin de poder gestar en su vientre a los bebés de otras parejas que no lo han podido lograr de forma natural.





La decisión de convertirse en una de estas mujeres que alquilan sus vientres no fue sencilla, pero con forme pasaban los días Shaniece se convencía más de que quería hacerlo. Esta decisión definitivamente cambió su vida y la de Joana y Steve, una pareja que soñaba con ser padres.

“Yo quería ayudar a otra pareja a cumplir el sueño de tener hijos, y centrarme en criar a mi hijo Rylee.” – comentó Shaniece a Daily Mail.

Al ser un proceso delicado, la selección de vientres suele tener muchos requisitos y cuidados, por lo que en un principio, Shaniece mantuvo su decisión y proceso en secreto, hasta que fue aceptada por una clínica especializada de Los Ángeles, para que le implementaran el embrión de Joanna y Steve.

El proceso fue exitoso y el embarazo corría bien, pero cuando más pasaba el tiempo, su panza crecía más de lo normal; por lo que Shaniece acudió al médico acompañada de Joanna y Sreve para conocer lo que sucedía. Al llegar ahí, su ginecólogo le realizó una ecografía y descubrieron algo que los dejó muy sorprendidos.

Joanna y Steve no solo serían padres de un pequeñito, sino que Shaniece ¡cargaba en su vientre a unos gemelitos! La sorpresa fue muy grata para todos, especialmente para la pareja quienes estaban agradecidos con Shaniece y con la vida por finalmente haber logrado conseguir un método exitoso que los convirtiese en padres.





Para su sorpresa, la noticia de que serían papás de gemelos no terminó ahí. A las 10 semanas de gestación la ginecóloga descubrió un tercer corazoncito latiendo con fuerzas en el vientre de Shaniece.

¡El embarazo era de trillizos!

Los cuidados de su embarazo se intensificaron, afortunadamente todo salió bien, y unos meses después nacieron los trillizos Willow, Harrison y Daisy, a quienes Shaniece continúa visitando de vez en cuando.





“Aunque solo tenía 21 años, y era una gran responsabilidad llevar en mi vientre a los hijos de otras personas, ha sido la mejor experiencia de mi vida; es algo que recomendaría a todos.” – aseguró Shaniece en su entrevista, donde también confirmó que siempre contó con el apoyo de Joanna y Steve.

¡Felicidades a la pareja por su nueva familia y sobretodo felicidades a Shaniece por su valentía de querer ayudar a otras personas para que logren sus sueños!