Arquitectura en México: ¿cómo han evolucionado los edificios en el país?

arquitectura mexico

La arquitectura en México destaca por su mezcla de lo moderno con lo tradicional, consiguiendo una estética a su estilo y muy vistosa. Los diseños interesantes y contemporáneos se complementan con una funcionalidad adaptada al regionalismo mexicano.

México es un país que a lo largo de su historia se ha destacado por su diversidad arquitectónica. Incluso desde los tiempos precolombinos se ha visto el desarrollo en la arquitectura del país, la cual ha ido evolucionando hasta la arquitectura un tanto particular que tiene en la actualidad.

Hoy en día, la arquitectura mexicana sigue las tendencias contemporáneas del mundo entero, pero siempre adaptadas a las necesidades, cultura y situación propias, lo que la convierte en única. Se ve una proliferación de edificios con diseños transparentes, altos o bajos, todo con un diseño moderno y adaptado a la rutina de vida actual, con todo lo necesario para desarrollar actividades de todo tipo.

Es común ver grandes edificios utilizados para la renta de oficinas, pues este tipo de instalaciones modernas son de gran utilidad para promover la productividad en el marco de la actividad institucional y empresarial, lo cual es el motor económico de la nación. También se suelen construir edificaciones para residencias, siendo México un país en el que la densidad poblacional crece constantemente.

Principales usos de los edificios modernos

La modernización de los edificios en México se diferencia de lo que ocurre en otros países por sus diseños vanguardistas sin dejar de lado la esencia del país. Se buscó una integración armónica con el paisajismo mexicano, la cual fue promovida por arquitectos como Juan O’Gorman o Luis Barragán.

Claro está, la funcionalidad de los edificios tampoco se dejó a un lado. Las obras arquitectónicas que se realizan actualmente suelen tener un propósito habitacional, comercial o industrial, todo con diseños modernos que permitan una convivencia cómoda y adecuada dentro de sus espacios. Esto es necesario principalmente en los edificios de oficina, pues estos tienen un énfasis en la productividad.

Los edificios mexicanos modernos se destacan por un manejo funcional del espacio, pues se optimizan las superficies para que cada centímetro de las instalaciones proporcione una función. En cuanto a los edificios comerciales e industriales, se suele manejar el espacio teniendo en cuenta el amoblado a instalar en un futuro, por ejemplo, salas de conferencias, áreas de coworking o trabajo colaborativo.

Es necesario destacar que las obras arquitectónicas deben vivirse y utilizarse de manera práctica, por lo que las formas deben ser habitables y cómodas. En este sentido, se tienen  edificios con una arquitectura que funciona, con una gran naturalidad y practicidad.

La estética única de la arquitectura mexicana

En cuanto a la estética, los edificios en México también han estado a la vanguardia. La funcionalidad y la estética se mezclan para crear obras arquitectónicas modernas, útiles, vistosas y, sobre todo, 100% mexicanas, propuestas únicas que no se suelen ver en otras naciones.

Una característica destacada de los edificios mexicanos es el atrevimiento para romper las reglas estéticas y estructurales de los típicos estilos arquitectónicos modernos, creando volúmenes sorprendentes a simple vista para hacerse notar. Por tal razón, visitar grandes ciudades como Ciudad de México es toda una delicia para los amantes de la arquitectura.

En cuanto a los materiales más utilizados dentro de la arquitectura moderna mexicana, se puede mencionar a materiales modernos como el acero, aluminio, cristal o concreto. Esto se mezcla con materiales tradicionales mexicanos como la madera, el ladrillo de barro y la piedra, para conseguir esa estética tan específica que define a los edificios mexicanos modernos.

Es bastante común también mezclar la estética de los edificios con los hermosos paisajes mexicanos, para lograr que la arquitectura parezca una parte más de la naturaleza. Esto se nota en los revestimientos de madera y los volúmenes amplios. Vale la pena mencionar también la tendencia de la transparencia, que permite apreciar con mayor detalle los entornos naturales o, simplemente, la belleza del cielo.

Deja un comentario