Skip to content

Descubren una daga de cristal de 5,000 años de antigüedad en España

La increíble daga no fue el único objeto extraño que encontraron los investigadores. 

A través de la historia, los arqueólogos han dedicado su vida a descubrir indicios de como era la vida en el pasado. Estos expertos han descubierto muchas herramientas provenientes de civilizaciones preshistóricas. La mayoría de ellas son de piedra, pero en España, un grupo de investigadores encontró un conjunto de armas increíbles hechas de cristal de roca. 

Estas asombrosas herramientas datan al menos al año 3,000 a.C., e incluyen una increíble daga de cristal que muestra la extraordinaria habilidad de quien quiera que la halla tallado. 





El fantástico descubrimiento fue hecho en tholos de Montelirio, una tumba megalítica que se encuentra en el suroeste de España. Cinco años después de que se comenzara con las excavaciones en el lugar, investigadores de la Universidad de Granada, la Universidad de Sevilla y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España publicaron un estudio sobre las herramientas de cristal. 

Además de esta increíble pieza, los expertos encontraron 25 puntas de flecha y láminas, y los restos de al menos 25 individuos. Análisis previos han sugerido que al menos un hombre y varias mujeres murieron por ingestión de veneno. Los restos de las mujeres se encontraban sentados de forma circular en una cámara junto a los huesos de quien podría haber sido el jefe del grupo.





Las puntas de flecha de cristal fueron encontradas juntas, lo que lleva a los investigadores a creer que podrían haber sido una ofrenda ritual. Mientras tanto, la daga fue encontrada por sí sola en una cámara separada junto con una empuñadura y vaina de marfil. 

La pieza que mide 21.5 centímetros de largo, tiene una forma similar a otras dagas de la época, la diferencia es que esas dagas estaban hechas de sílex. 

Como no había minas de cristal cerca, los materiales para estos objetos deben haberse obtenido de lugares lejanos. Esto apoya la idea de que estaban destinados a una élite que habría podido permitirse el lujo de reunir tales materiales y convertirlos en armas. También es interesante observar que ninguna de las armas parece haber pertenecido a un solo individuo, sino que todo indica que hubieran sido para uso colectivo.





Aunque no podemos estar cien por ciento seguro de su propósito exacto, el descubrimiento y el estudio de estas armas nos ofrecen un vistazo sorprendente a las culturas prehistóricas que habitaron la Tierra hace más de 5,000 años.