Skip to content

Elefante reconoce a un veterinario que lo trató 12 años antes en Tailandia

“Nos recordamos el uno al otro… 12 años después”.

Plai Thang es un elefante de 31 años que vive libremente en el bosque de Rayong al este de Tailandia, donde fue liberado después de haber sobrevivido una grave enfermedad que casi acaba con su vida en el 2009.






Afortunadamente, Plai Thang recibió un tratamiento y logró curarse gracias a los cuidados y dedicación de un equipo de veterinarios, entre ellos Pattarapol Maneeon, con quien se encontró 12 años después en marzo del 2021, protagonizando un tierno momento que quedó registrado en cámara.

La historia de amistad del elefante y el veterinario, empezó en el 2009 cuando Plai Thang fue diagnosticado con tripanosomiasis y para su tratamiento fue trasladado hasta la Organización de la Industria Forestal en la provincia tailandesa de Lampang, donde el personal del Departamento de Parques Nacionales, Vida Silvestre y Conservación de Plantas lo cuidó arduamente para poder curarlo.






Durante el tratamiento Pattarapol logró salvar a Plai Thang del borde de la muerte, ya que su cuerpo estaba totalmente hinchado, presentaba fiebres muy altas, había dejado de comer por completo, tenía anemia, una fuerte inflamación en los ojos y también presentaba rigidez en su espalda y patas. A pesar del difícil diagnóstico, Plai Thang pudo recuperarse varios meses después y finalmente fue liberado al bosque donde ha vivido todos estos años con buena salud. 

En marzo del 2021, el veterinario estaba realizando patrullajes por el área y a lo lejos logró reconocer los sonidos de Plai Thang, el elefante que conoció 12 años atrás y sin dudarlo se acercó para poder ver nuevamente a su amigo. De inmediato, el elefante también reaccionó y caminó hacia el veterinario extendiendo su trompa para saludarlo y tocar la mano de Pattarapol.






El maravilloso momento fue inmortalizado con una serie de fotografías y Pattarapol escribió en su cuenta de Facebook al respecto: “El primer caso de elefantes silvestres que se enferma con tripanosomiasis, un parásito en la sangre. Recientemente nos hemos vuelto a encontrar… 12 años después… Nos recordamos el uno al otro…. Nos saludamos. En el segundo que nos tocamos escuché el grito de este elefante salvaje en un tono de voz que nunca había oído hablar de ningún elefante antes”.

Sin duda un magnífico momento que perdurará en la memoria de Pattarapol por siempre.