Skip to content

Esta roca oculta en la Antártida protege al mundo de una inundación

Permaneció oculta por cientos de millones de años hasta hoy.

Un grupo de investigadores estadounidenses descubrieron una curioso y antigua placa tectónica que influye enormemente en el derretimiento de la mayor plataforma de hielo de la Antártida. La roca permaneció escondida por siglos.

Su metabolismo geológico y su dinamismo es el responsable de hacer este mundo habitable.

La roca investigada fue llamada barrera de hielo de Ross que desacelera la desviación en el océano de aproximadamente un 20% del hielo de la Antártida, lo cual equivale una subida del nivel del mar en casi 11.6 metros, según informó el portal Science Alert.





Las corrientes oceánicas afectan la tasa de deshielo del hielo en la parte superior, lo que puede impactar a todo el planeta. La plataforma de hielo Ross ayuda a reducir la velocidad del flujo de aproximadamente una quinta parte del hielo que descansa en el continente austral.

Tras realizar simulaciones por computadora el equipo pudo determinar cómo la geología recientemente descubierta afecta las corrientes submarinas.

Según los especialistas explica lo siguiente:





  •  Poca agua caliente llega a la plataforma de hielo, pero las corrientes de agua fría pueden llegar a las partes más profundas de los glaciares de la Antártida Oriental, lo que hace que se derritan.
  •  Estas corrientes se detienen en el límite descubierto, por lo que los glaciares de la Antártida Occidental están a salvo por ahora.
  • Un descubrimiento más preocupante es que el frente de la plataforma de hielo está en riesgo.

De acuerdo con un estudio, la roca situada entre el este y oeste de la Antártida creó una división bajo el continente que protege a la barrera de hielo Ross de las aguas calientes y el posterior derretimiento.





Futuro

A medida que la crisis climática se intensifica y los gobiernos no logran abordar seriamente la emergencia, la Antártida, tal como la conocemos desaparecerá.

En el último cuarto de siglo, la capa de hielo del continente meridional e indicador clave del cambio climático, se fundió en suficiente agua como para cubrir Texas a una profundidad de casi cuatro metros.