Skip to content

Gatita insiste en unirse a su mamá cada vez que se baña

Al contrario a la mayoría de los gatos, a esta pequeña le encanta el agua.

La protagonista de esta historia es una adorable gatita llamada Jinx quien fue rescatada por Tracey Lehmann cuando tenía tan solo 1 mes de nacida. Sin embargo, como vivía en la calle la pequeña estaba infestada por pulgas y su mamá la tenía que limpiar constantemente para que su gatita deje de sufrir por esos animales.






En una entrevista con The Dodo, Tracey mencionó al respecto “Estaba plagada de pulgas cuando la atrapé por primera vez y como era muy joven, no quería darle pastillas para pulgas, así que la ponía en el fregadero y la lavaba casi todos los días”. De esta manera, Tracey logró que su gatita esté libre de pulgas y con el tiempo se dio cuenta que la pequeña se había acostumbrado al agua por completo, y aunque a la mayoría de los gatos no les gusta, Jinx adora los baños.

A medida que la gatita fue creciendo, continúa disfrutando de los baños y en muchas ocasiones le insiste a su mamá humana para bañarse junto a ella. En la entrevista con The Dodo mencionó: “sé cuando quiere entrar porque termina mirándome y maullando constantemente”. Y cuando la mete en la bañera, Jinx se relaja totalmente disfrutando del baño de espumas y jugando con las burbujas.






Después de dejar que juege un rato con ella en la bañera, Tracey continúa con su baño en la tina: “Por lo general, la saco primero para que pueda caminar por el baño y secarse un poco, antes de dejar que moje el resto de la casa, y ella se queda allí entre media hora a cuarenta minutos, simplemente de pie o sentada en mi regazo”.

Adicionalmente, Tracey contó que a su gatita también le encantan los días de lluvia y cada vez que llueve ella sale al patio para jugar y disfrutar del agua lo más que puede. En la entrevista con The Dodo mencionó que le genera mucha felicidad ver cómo la pequeña disfruta de la lluvia y agregó: “La sostengo bajo la lluvia y, a veces, simplemente se queda dormida o levanta la cabeza hacia el cielo y cierra los ojos”.






Sin duda una gatita con un comportamiento muy particular, pero que disfruta enormemente de su elemento preferido cada vez que puede y por supuesto en compañía de su humana favorita.