Skip to content

Heracleion, la ciudad perdida del antiguo Egipto que se hundió en el mar

Durante dos milenios esta ciudad pasó en el olvido hasta que un grupo de arqueólogos la descubrieron.

Aunque existen muchos mitos y leyendas de ciudades que se hundieron en el fondo del mar ocasionados por grandes desastres naturales, en la mayoría de las ocasiones realmente no hay ninguna evidencia que esto haya ocurrido. Sin embargo, en el caso de Heracleion, una ciudad del antiguo Egipto se comprobó que esto fue exactamente lo que le ocurrió.






Según las estimaciones de los investigadores, aproximadamente en el siglo XXI a.C., los antiguos egipcios fundaron la ciudad de Heracleion, la cual se convirtió en un importante puerto que facilitaba el comercio entre los egipcios y otras poblaciones, gracias a su ubicación estratégica junto al delta del río Nilo y por los diversos canales que permitían el traslado de mercancías.

De esta manera, el puerto de Heracleion se convirtió en la ciudad más importante para los egipcios, ya que además de permitir el comercio, también recaudaba tributos por el paso de las mercancías. Sin embargo, con la fundación de la ciudad de Alejandría que pasó a ser la capital cultural del mundo antiguo, generó que la ciudad de Heracleion deje de tener la misma relevancia para los egipcios.






Un tiempo después aproximadamente en el siglo II a.C. la ciudad de Heracleion se hundió en el fondo del Mediterráneo como consecuencia de los terremotos que afectaban con frecuencia esa zona. Y aunque durante mucho tiempo quedó en el olvido a excepción de ciertas referencias griegas como en el poema ‘La Odisea’ de Homero, cada vez se sabía menos sobre el sitio que alguna vez fue considerado como la puerta de entrada de Egipto.

Durante dos milenios, la ciudad de Heracleion se convirtió en un mito hasta que en el año 2000, un grupo de arqueólogos liderados por Franck Goddio, un reconocido arqueólogo submarino francés, realizaron una importante expedición en la que hallaron restos que parecían ser parte de una muralla en la desembocadura del Nilo.






Tras más investigaciones en el sitio y zonas aledañas, diversos grupos de arqueólogos encontraron más de 300 estatuillas, diferentes tipos de anclas, templos, monedas, joyas, espacios habitacionales, esculturas que pertenecían a distintas culturas y 60 barcos hundidos, lo cual ha emocionado a los expertos y aficionados, ya que los barcos egipcios ‘baris’ que medían unos 25 metros de largo, han sido representados en pinturas antiguas y también fueron descritos por el historiador griego Herodoto.

Por otra parte, los expertos han mencionado que aún tienen mucho trabajo por delante ya que tienen que explorar a profundidad un área que abarca cerca de 2 kilómetros cuadrados al fondo del Mediterráneo.