Skip to content

Hombre guarda una roca durante años esperando que sea oro y resultó ser mucho más valioso

Intentó abrirla de muchas maneras pero nada funcionaba hasta que lo llevó con unos geólogos. 

David Hole es un hombre originario de Australia y en el 2015 llevó un detector de metales al Parque Regional Maryborough cerca de la ciudad de Melbourne cuando repentinamente encontró algo fuera de lo común: una roca rojiza muy pesada, y al llevarlo a su casa intentó abrirla bajo varios métodos, con la esperanza de que encontraría oro en el interior, ya que Maryborough está ubicada en la región de Goldfields, reconocida por la presencia de este metal precioso en el siglo XIX.





 

Sin embargo, aunque David intentó romperla con una sierra para rocas, una amoladora angular, un taladro e incluso la sumergió en ácido, nada funcionaba y ni siquiera podía hacerle una grieta. Unos años después, David seguía intrigado por su hallazgo así que decidió llevarlo al Museo de Melbourne para su identificación y fue entonces cuando los especialistas descubrieron que en realidad se trataba de un raro meteorito.

Dermot Henry, geólogo del Museo de Melbourne, explicó en una entrevista con el medio The Sydney Morning Herald que tras analizarlo notaron que “tenía un aspecto esculpido y con hoyuelos. Eso se forma cuando atraviesan la atmósfera, se están derritiendo por fuera y la atmósfera los esculpe”.






Además, el geólogo precisó al medio Channel 10 News que el hallazgo era realmente intrigante puesto que a lo largo de sus 37 años trabajando en el museo había examinado miles de rocas de personas que creían tener un meteorito en su poder pero solo en una ocasión previa había determinado que realmente era un meteorito. 

Adicionalmente, un grupo de investigadores publicaron un estudio científico sobre este hallazgo y manifestaron que se trata de un meteorito de 4.600 millones de años y lo nombraron Maryborough en honor a la localidad donde fue encontrado. Además, informaron que el meteorito pesa 17 kilogramos y cuando cortaron una pequeña parte utilizando una sierra de diamante, pudieron determinar que su composición tiene un porcentaje de hierro muy alto y por lo tanto es un la condrita ordinaria H5.





 

“Los meteoritos proporcionan la forma más barata de exploración espacial. Nos transportan en el tiempo, proporcionando pistas sobre la edad, la formación y la química de nuestro Sistema Solar (incluida la Tierra)… Algunos dan una idea del interior profundo de nuestro planeta. En algunos meteoritos, hay ‘polvo de estrellas’ incluso más antiguo que nuestro Sistema Solar, lo que nos muestra cómo se forman y evolucionan las estrellas para crear elementos de la tabla periódica”, manifestó el geólogo.

Además, los investigadores precisaron que el meteorito ha estado en la Tierra entre 100 a 1000 años. “Este meteorito en particular probablemente sale del cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, y algunos asteroides chocan entre sí y un día chocan contra la Tierra”, agregó Herny.

De esta manera, la roca de David resultó ser más valiosa que el oro, especialmente para la ciencia por todo lo que se puede aprender de este meteorito.