Skip to content

Mujer encuentra una botella con un mensaje de 1926, rastrea a la hija del autor y se la regresa

Fue una maravillosa casualidad.

Jennifer Dowker trabaja como capitana de una embarcación en Estados Unidos y durante una expedición para descubrir naufragios en las costas del país americano, encontró repentinamente una botella que flotaba en el mar y cuando revisó su interior se llevó una enorme sorpresa.






En una entrevista con el medio CNN, Jennifer relató que agarró la botella porque pensaba que era basura que estaba flotando en el mar, sin embargo cuando la recogió y se fijó bien, descubrió que tenía un papel. “Al principio pensé que era solo una botella vacía y luego la recogí, cuando todavía estaba bajo el agua, ahí pude leer la palabra ‘esta’ en el papel”.

Posteriormente, Jennifer subió al barco y con mucho cuidado destapó la botella ya que el corcho estaba en muy mal estado y se había filtrado un poco de agua adentro. De inmediato, la capitana tomó unas pinzas y suavemente logró retirar el papel, que aunque estaba un poco roto, se podía leer lo siguiente: “La persona que encuentre esta botella, devuelva el papel a George Morrow, Cheboygan, Michigan y que le diga dónde la encontró”.






Una vez que Jennifer regresó a tierra, empezó una búsqueda para encontrar a la persona y publicó el descubrimiento en sus cuentas de Instagram y Facebook. Luego de un tiempo, la capitana encontró a Michele Primeau, una de las hijas de George Morrow, a través de las redes sociales y se encontraron para poder ver la botella y nota en persona.

En la entrevista, Jennifer relató que cuando conoció a Michele le dijo que la letra de la carta es idéntica a la de su padre y que en el año 1926, George tenía entre 17 y 18 años. Sin embargo, Michele mencionó que no sabe porqué su papá habría lanzado la botella, pero afirmó que definitivamente “es algo que él hubiera hecho”. Además, la mujer recordó que su papá solía escribirle notas similares cuando era pequeña.





Posteriormente, Jennifer le entregó la carta a Michele y ella decidió enmarcarla y colocarla junto a una fotografía de su padre cuando él era joven, como un entrañable recuerdo.