Skip to content

Pareja descubre su embarazo 19 días antes de que el bebé nazca

Lana no tuvo ningún síntoma de embarazo, estaba con el ciclo menstrual regular y usaba anticonceptivos.

La pareja Lana Maria Wigand y Arthur Felipe Wogram, ambos de 27 años, descubrieron el embarazo 19 días antes de que nació su bebé en Curitiba, Brasil. Su hijo Gabriel vino al mundo el 23 de abril, con 47 centímetros y tres kilos.

Según ellos, el embarazo fue totalmente inesperado, ya que Lana no tuvo ningún síntoma de gestación. Además, ella estaba con el ciclo menstrual regular y usaba anticonceptivo.





Todo comenzó cuando ella fue a un gastroenterólogo, con problemas de estreñimiento. El médico la examinó y recetó un laxante para el cólico intestinal. Lana pensó que los cuatro kilos que había engordado era por el hecho de haber parado de entrenar y por no estar cuidando muy bien su alimentación.

El 4 de abril, Lana decidió buscar otro médico, esta vez una ginecóloga, porque el flujo de ella vino un poco diferente, y duró sólo dos días.

Lo que no esperaba era que esa visita al doctor le cambiaría la vida.

“Yo no iba con mi ginecóloga desde hace un año, y como ya he tenido quistes en la adolescencia, me preocupé. Llegando allí, la doctora apretó mi barriga y, espantada, me dijo que yo estaba muy, pero muy embarazada”, recordó Lana





Los cólicos en realidad resultaron ser Gabriel moviéndose. La altura uterina de ella media 32 centímetros, lo que es compatible con ocho meses de gestación.

De acuerdo a la médica ginecóloga y obstetra Flavia Martins, como Lana siempre usó anticonceptivo oral con pausa corta, ya acostumbraba tener una menstruación escasa. Entonces, el flujo disminuyó y ella no percibió la diferencia.

“Lana es muy delgada y siempre ha hecho actividad física, con eso la fuerte musculatura abdominal hizo que el útero creciera pero no estuviera fuera del vientre. El bebé creció presionando los órganos internos, lo que potenció los síntomas de gases, ardor de estómago, estreñimiento intestinal. Ella se sentía diferente, pero no creía que era un embarazo, sino gases”, explica la médica.





Según Flávia, estos casos no son muy comunes, pero tampoco son tan raros. Ella dice que siempre hay riesgos en no detectar a tiempo un embarazo, pero que en ciertos casos es inevitable.

En casa, ella le pidió sentarse a su pareja porque tenía un asunto serio que contarle. Según ella, Arthur pensó que vendría una noticia de alguna enfermedad que le pudieron haber detectado con el médico.

“Cuando mostré el examen, él se quedó radiante, después, cuando le dije que nacería en el mes siguiente, él se quedó mirando a la estantería, completamente sin reacción”, recuerda Lana.

“Hay cosas que la gente controla, cosas que la gente influye, otras que la gente determina, pero tiene cosas que no, que simplemente suceden”, dijo.





Después de contar la noticia para los familiares y amigos, todos se quedaron muy felices y esperando la llegada del bebé.

Conforme a la doctora, Gabriel debía nacer entre los días 5 y 15 de mayo, pero, una nueva sorpresa sucedió, decidió venir el 23 de abril.

“Estábamos tranquilos, yo estaba trabajando, Lana estaba en un entrenamiento de cómo era el proceso, por donde tenía que ingresar al hospital y todo lo demás, ella regresó a casa y la fuente se rompió. En el hospital, habían embarazadas de seis meses con la barriga más grande que la suya”, dijo el padre.





Los médicos explicaron a la pareja que, como Lana no tenía suficiente dilatación para realizar el parto normal, era necesario hacer una cesárea. Según ellos, en cuestión de 10 minutos el bebé salió.

Como ellos sólo tuvieron 19 días para organizar todo, contaron con la ayuda de mucha gente. La pareja dijo que recibió donaciones de todo tipo, desde la cuna, hasta la bañera y el carrito de bebé.

Una historia increíble que termina en el crecimiento de una familia feliz. 



¡Calificanos!

Comments

comments