Skip to content

Por primera vez en más de un siglo, dos deportistas comparten medalla de oro en unos Olímpicos

Por primera vez desde los juegos olímpicos de Estocolmo 1912, dos atletas decidieron compartir una medalla de oro en salto de altura en Tokio 2020.

El 1 de de agosto de 2021 los atletas de salto de altura masculino Mutaz Essa Barshim de Qatar y Gianmarco Tamberi de Italia, dieron un magnífico ejemplo de fraternidad en los juegos olímpicos de Tokio 2020, al decidir compartir la medalla de oro, después de haber obtenido marcas idénticas tras superar los 2.37 metros.






Los finalistas habían intentado, sin éxito, superar la marca de los 2.39 metros, así que cuando el juez se acercó para consultarles si deseaban desempatar o compartir la medalla de oro, los atletas aceptaron compartir la presea y con un conmovedor abrazo, Tamberi y Barshim celebraron su histórico logro deportivo en Tokio 2020.

La renuncia al desempate y la decisión de compartir el oro, sacó aplausos y aclamación inmediata por los demás deportistas, periodistas y delegaciones que presenciaron el momento de nobleza competitiva en una hazaña deportiva que pasó a la historia, ya que por primera vez en más de un siglo, dos deportistas comparten medalla de oro en atletismo en unos Juegos Olímpicos.






Tras la victoria, el atleta qatarí mencionó a los medios deportivos que cuando el oficial olímpico le asintió que podían compartir el oro, bastó una mirada con el italiano para tomar la decisión: “Simplemente nos miramos y lo sabíamos, eso es todo. Es uno de mis mejores amigos, no sólo en la pista sino fuera de la pista. Trabajamos juntos. Este es un sueño hecho realidad. Es el verdadero espíritu, el espíritu deportista, y estamos aquí transmitiendo este mensaje”.

Adicionalmente, este triunfo deportivo también fue muy significativo para el atleta italiano, puesto que sufrió una lesión justo antes de los Juegos Olímpicos de Río 2016 que impidieron su participación en esas competencias. Desde entonces Tamberi guardó el yeso, en el que escribió: ‘Rumbo a Tokio 2020’ y lo llevó con él en la competencia del 1 de agosto, donde se proclamó campeón junto con su compañero y amigo.





 

El italiano comentó entusiasmado a los periodistas: “Me dijeron en 2016, justo antes de Río, que existía el riesgo de que no pudiera competir más. Ha sido un largo viaje. Después de mis lesiones, solo quería volver, pero ahora tengo este oro, es increíble. Soñé con esto tantas veces”.

Por su parte, Barshim, quien también tuvo que superar graves lesiones durante su carrera deportiva, mencionó “fueron cinco años que he estado esperando, con lesiones y muchos contratiempos. Pero hoy estamos aquí compartiendo este momento y todos los sacrificios. Realmente vale la pena ahora, en este momento. Es asombroso. Este es un sueño del que no quiero despertar”.