Skip to content

Canadiense convierte autobuses abandonados en invernaderos

Sin duda una excelente manera de reutilizar estos vehículos.

Los invernaderos son una excelente manera de extender la temporada de crecimiento y proteger los cultivos de los climas severos en las partes más frías del mundo, pero también tener uno puede ser muy costoso dependiendo del material que utilices.

El plástico blando de polietileno es relativamente asequible, pero no es muy duradero con vientos fuertes y debe remplazarse cada dos años. Con sus marcos y revestimientos acanalados de acero, los autobuses escolares son conocidos por su indestructibilidad y se pueden comprar a un excelente precio en Canadá.





Para transformar los camiones en Invernaderos, se quitaron todos los asientos, se cortó el techo y ventanas para reemplazarlos por plástico de polietileno.

El techo se recicló y se transformó en cajas de macetas, las cuales soportan mejor la putrefacción que las cajas de madera. Otra de las ventajas es que si el clima es más cálido, pueden abrir fácilmente las ventanas para que se enfríe por dentro.





Uno de los autobuses más grandes del proyecto está inmóvil debido a que su ten de transmisión fue retirado para otro proyecto, pero el autobús más corto aun se puede conducir, lo que permite que Doni Rae lleve sus productos al mercado de los agricultores y así ofrecer otro nivel de frescura.





‘’A medida que me dedicaba a la jardinería comercial, me di cuenta de que estos invernaderos son la mejor manera de lograr una cosecha confiable, evitando cosas como las heladas y el granizo afecten’’, dice Franklin.

¿Qué opinas de esta curiosa iniciativa?