Skip to content

Cómo hacer un invernadero paso a paso

Sin duda es una forma ingeniosa de cosechar tu propia comida y ahorrar.

Si alguna vez soñaste con vivir de manera independiente y ser dueño de la comida que consumes, un invernadero casero puede ser un gran paso hacia ese objetivo. Tener tus propias verduras y hortalizas, de cosecha propia, es sin lugar a dudas la mejor forma de controlar lo que consumes, además de que tu controlas el uso de pesticidas y la forma en que cosechas todo.

Y lo mejor de todo es que puedes hacer tu propio invernadero para cultivar tus propios alimentos invirtiendo $50 dólares, algo realmente increíble. Para ello solo tendrás que reciclar y reutilizar muchos de los materiales. Si esta opción no te convence, hay otra que es construir un invernadero con estructura de madera.





El diseño lo puedes tomar gratuitamente este sitio web, en donde puedes encontrar las instrucciones completas para poder hacer un invernadero paso a paso de 15 metros cuadrados, y que además se puede hacer más grande dependiendo del espacio que permita tu jardín.

Los materiales principales son palets, cañas de bambú, clavos y plástico de invernadero.

Invernadero casero





Para comenzar tendrás que limpiar la zona donde vayas a instalarlo. Harás una zanja a lo largo de todo el contorno del terreno que hayas elegido. Debe de ser de al menos unos 40 cm ya que debe aguantar un palet en vertical. Debemos unir palet con palet para darle robustez a la estructura. Podemos usar tablas y clavos adecuados. Una vez conseguida la estructura, la idea es tener una especie de ‘’viga’’ de madera central en donde pasarán las cañas que sacaremos de los laterales. Después ya que sólo quedará colocar el plástico y asegurar el conjunto.

En este vídeo te dejaremos las instrucciones completas.

Si aún no te convences de crear tu propio invernadero mira las ventajas de ellos:





  • Intensifica la producción: establecen buenas condiciones para el desarrollo de nuestras plantas, por el aislamiento del exterior.
  • Aumenta el rendimiento: se aumenta de 2 a 3 veces en comparación con el campo abierto, en cultivos hidropónicos pueden llegar a ser 10 veces.
  • Menos problemas: al proteger los cultivos se minimiza el daño climático.
  • Ahorro de agua: en los invernaderos normalmente se usa el riego por goteo, lo que constituye un gran ahorro en el riego.
  • Mejor control de plagas y enfermedades: su hermeticidad es clave para un buen control de plagas y enfermedades.
  • Podemos cultivar todo el año: El control climático dentro del invernadero nos permite poder cultivar todo el año sin problemas.