Skip to content

Estudiantes utilizan bacterias que comen el plástico de los océanos y lo transforman en material de construcción

Estudiantes de la Universidad de Pennsylvania han inventado una nueva forma de descomponer los desechos plásticos y ayudar a mantener los envases de un solo uso fuera de los océanos.

Miranda Wang y Jeanny Yao son las cofundadoras de BioCellection, una compañía que se centra en el reciclaje de polietilenos, el tipo de plástico más común pero menos reciclable. La mayoría de los polietilenos, como el plástico de burbujas y las bolsas de plástico, terminan en vertederos.





Cada año, según la Unesco, se producen más de 220 millones de toneladas de plástico en todo el mundo, y BioCellection dice que más del 80% de eso no se recicla. Una cantidad significativa, aproximadamente 8 mil millones de kilos, termina en los océanos. La Fundación Ellen MacArthur predijo el año pasado que el plástico superaría a los peces en los océanos para 2050.

Wang y Yao están buscando romper la inercia haciendo que sea más barato reciclar plástico, y no solo algunos plásticos, sino todos.

“La misión de BioCellection es hacer que los residuos plásticos sean infinitamente reciclables”, dice Wang. “Vivimos en una era plástica, y no podemos evitar ese material… Pero francamente, nuestro mundo no ha avanzado en el reciclaje de plásticos innovadores en las últimas décadas”.

La solución de BioCellection se basa en la investigación de hace más de diez años, explica Wang, cuando un estudio de EE. UU. descubrió que el polvo de polietileno puro podría descomponerse mediante un catalizador.





Trabajando en el laboratorio de su escuela secundaria en Vancouver, Wang y su co-fundadora Jeanny Yao se encontraron con una bacteria basada en el suelo capaz de comer plástico. En los años posteriores, diseñaron un catalizador comparable capaz de hacer el mismo trabajo que las bacterias, solo que más rápido, que incluso funciona con plásticos que nadie más puede reciclar en la actualidad.

BioCellection toma polietilenos y los convierte en componentes químicos para nuevos productos. La empresa convierte los envases de plástico en precursores químicos a través de un catalizador, que puede funcionar a una temperatura muy baja, y luego purifica los bloques de construcción.

El desarrollo de la tecnología consta de dos partes. En primer lugar el plástico es disuelto y las enzimas lo catalizan con lo que el plástico se transforma en fracciones sumamente maleables. Estos componentes se colocan en una estación biodigestora, donde se compostan como si fuesen restos de comida.





BioCellection dice que su proceso puede convertir aproximadamente el 99.5% del empaque de plástico, pero la compañía aún está desarrollando su proceso de purificación. El equipo de Wang ha superado el 80% de pureza, pero necesita alcanzar el 90% para que la solución sea de calidad comercial, dijo.

“Esta tecnología puede convertirse en el pilar de lo que permitiría a las personas de todo el mundo explotar vertederos para plásticos como una nueva fuente de carbono”, dijo Wang después de recibir el premio Pritzker . “Ya no tenemos que buscar petróleo para hacer las cosas que nos rodean”.



¡Calificanos!

Comments

comments