Skip to content

Ford presenta una furgoneta que utiliza aceite de cocina usado como combustible

Adiós a los combustibles fósiles. 

Europa quiere cumplir usa serie de objetivos estrictos para reducir las emisiones de los vehículos nuevos, fomentando a los coches eléctricos. Además, el mercado sigue invirtiendo en otras opciones para sustituir los combustibles fósiles.

Ford ha anunciado que su línea de furgonetas Transit ha sido autorizada para funcionar con HVO (aceite vegetal hidrotratado), un tipo de diésel renovable que, además del aceite de cocina usado, puede incluir en su composición grasa animal, aceite de pescado y otros productos de procesos industriales.





El HVO se quema de forma más limpia y tiene una vida útil más larga que el biodiésel convencional gracias a que utiliza el hidrógeno como catalizador en el proceso de producción. Este biocombustible reduce los gases de efecto invernadero hasta un 90%, emite menos NOx y partículas.

En algunos países de Europa hay empresas que se dedican a recoger el aceite de cocina usado de restaurantes, industrias y escuelas. RecOil es un programa de la Unión Europea, para aumentar su reutilización en la producción de biodiésel.





Por su parte, la empresa norteamericana ha probado el HVO en el motor Ecoblue 2.0 de la Transit para asegurar su rendimiento y durabilidad, sin necesidad de ninguna modificación en el combustible. “Permitir que nuestras furgonetas funcionen con combustible que proviene de residuos, como el aceite de cocina usado, puede parecer absurdo, pero la HVO es en realidad una solución para que los conductores y los propietarios de flotas ayuden a mejorar la calidad del aire de todos”, señaló Hans Schep, gerente de Vehículos Comerciales de Ford de Europa.

El HVO se vende en algunas estaciones de servicio seleccionadas de Europa, principalmente en Escandinavia y los países bálticos.





Gracias a que cada vez más gobiernos en el mundo están implementando regulaciones ecológicas, las empresas han tenido que ir adaptando sus productos para mejorar la situación medioambiental.