Skip to content

Joven crea línea de jabones y detergentes ecológicos con aceite de cocina usado

Quiere evitar que el aceite de cocina usado contamine el medio ambiente. 

Martial Gervais Oden Bella es un joven originario de Camerún que decidió desarrollar una empresa de jabones y detergentes ecológicos utilizando aceite de cocina usado como una alternativa amigable con el medio ambiente y como una opción de limpieza más eficaz en comparación a la mayoría de los artículos que se venden en su país.






Todo comenzó cuando Martial se enteró que los grandes hoteles y restaurantes de la ciudad de Duala desechaban cada uno hasta 30 litros de aceite de cocina usado por semana y cuando aprendió que al ser vertido por el fregadero, el aceite bloquea las tuberías del sistema de alcantarillado y reduce la capacidad de las plantas de tratamiento de aguas residuales, provocando un grave problema ambiental, decidió que haría algo al respecto. 

Posteriormente, Martial creó una empresa llamada Bellomar y desarrolló una técnica para poder convertir el aceite usado, en jabones en barra y detergentes líquidos que por su bajo costo de producción, se convirtieron en una alternativa muy accesible para los clientes, ya que cuestan casi la mitad que las opciones tradicionales de Camerún.






Adicionalmente, Martial empezó a compartir su método de producción de jabones y detergentes ecológicos, porque desea que las personas de escasos recursos puedan crear sus propios artículos de limpieza utilizando el aceite usado como materia prima, beneficiando su propia economía y también ayudando al medio ambiente al prevenir que el aceite sea desechado por los fregaderos.

Por otra parte, en el 2018 el joven creó una página web compartiendo las técnicas que utiliza su empresa, para que más personas tengan acceso a esta alternativa más amigable con el ambiente, ya que para Martial lo más importante es que las personas en Camerún tomen conciencia sobre el daño que genera el aceite usado para el medio ambiente.





 

¡Gran emprendimiento ecológico!