Skip to content

Pajitas comestibles a base de arroz para terminar con el plástico de un solo uso

Una empresa surcoreana elabora popotes comestibles a partir de harina de arroz y tapioca en polvo.

Existen innumerables iniciativas tan originales como ingeniosas para poner fin al uso único de plástico, esta plaga que continúa contaminando los océanos. Lo último viene directamente de Corea del Sur y debe deleitar a todos los ecologistas.

Una empresa surcoreana llamada Yeonjigonji innova al crear pajas comestibles y biodegradables hechas de arroz y tapioca.

Un invento que rápidamente podría tener un gran impacto porque sabemos que Corea del Sur consume en promedio más de 2.500 millones de pajillas de plástico cada año.





Sin embargo, a pesar de una producción mensual de 500 millones de unidades, la compañía lucha por inundar el mercado porque su precio relativamente alto frena a los compradores. De hecho, estas pajitas son 6 veces más caras que las pajitas de plástico tradicionales.

Después de 18 años de altibajos al frente de la empresa familiar, que se especializaba en zapatos de novia, Kwang-Pil Kim, fundador de Yeonjigonji, decidió cambiar de carril, consciente de que su industria favorita estaba condenada a desaparecer.

Poco a poco, la idea se abrió camino y ahora iba en busca de un material para crear sus pajitas. Muy rápidamente le llegó la idea: “el arroz vino inmediatamente a la mente”, dice.





A esto le siguieron 18 meses de investigación y pruebas que conducieron a la creación de la primera pajita comestible hecha con arroz vietnamita, que es menos pegajosa que la de Corea.

Es por eso que Kwang-Pil Kim decidió producir paja en Vietnam, pero esa no es la única razón. En un país donde la mano de obra es barata, el bajo costo de producción demuestra ser una ventaja considerable para los empresarios. Kwang-Pil Kim lo sabe y de eso se beneficia también.

En detalle, las pajitas están compuestas por un 70% de harina de arroz y un 30% de polvo de tapioca. Son más duras que las de plástico y, a pesar de su olor natural, no perturban el sabor de las bebidas en las que están inmersas.

Totalmente biodegradables, estas pajitas tienen una ventaja significativa, ya que se descomponen en cien días, mientras que es necesario esperar hasta 200 años para ver la descomposición de las pajitas de plástico.





Por el momento, la compañía suministra principalmente pequeños cafés coreanos, pero recientemente ha firmado contratos con grandes almacenes y hoteles en Corea del Sur. ” También hemos firmado contratos de exportación con empresas en siete países, incluidos Canadá, Singapur y Malasia” , dice Kwan-Pil Kim.

Y este último no pretende detenerse de esta manera, ya que ahora planea diversificarse desarrollando vasos, tenedores, cucharas, cuchillos y otras bolsas de arroz.

Esperemos que pronto podamos tener acceso a este tipo de productos que benefician al planeta. 



¡Calificanos!

Comments

comments